Editorial – “House Of Cards” en la Calle Iradier

house-of-cards_2464401b

Probablemente Francis J. Underwood estaría profundamente decepcionado tras lo acontecido esta tarde en Calle Iradier. Albert Soler (ex Secretario de Estado para del Deporte) y Josep Maria Farrás (ex jefe de deportes de TV3) fueron los candidatos de perfil bajo propuestos finalmente en la Asamblea en donde están representados los 18 clubes de la liga. Fracaso estrepitoso de los dos bandos irreconciliables que bien se podrían asemejar a las disputas entre republicanos y demócratas en el Congreso que suelen ser hilo argumental en cada capítulo de la afamada serie de Kevin Spacey. Dos bandos liderados por Real Madrid y FC Barcelona respectivamente. Dos bandos que no le hacen ningún bien a la propia liga y cuyas disputas son un freno a la regeneración dentro del apartado gestor de la propia liga.

Con la salida de Albert Agustí a inicios de esta temporada, los clubes pactaron el 31 de Diciembre como fecha límite para designar un nuevo Presidente Ejecutivo ACB. Los requisitos que se habían establecido en las negociaciones eran los siguientes: 1º Sin vinculación con ningún club ACB al menos durante los últimos 5 años. 2º Que le gustase el basket. 3º Que aceptase un sueldo anual de 180.000€ brutos anuales.

El candidato que quería proponer Juan Carlos Sánchez era Alfonso López, ex directivo de la eléctrica ENDESA y hombre vinculado al mundo del basket. Conocimientos y pasión por este deporte eran sus principales avales. Pero tras tener prácticamente pié y medio en el cargo, un desliz en forma de tweet desafortunado hace unos días y la pérdida de votos de algunos clubes que inicialmente habían transmitido su intención de apoyarlo provocaron que acabase anunciando de manera oficial su renuncia en la carrera por presidir la Liga ACB.

Mientras tanto el FC Barcelona y Querejeta seguían sin desvelar de todo sus cartas. Albert Soler era un secreto a voces desde hacía varios meses que iba a ser otro de los candidatos pero hasta aquel momento había estado relegado a un segundo plano. Con Alfonso López fuera de la batalla, Soler se postulaba estos últimos días como el favorito. Tenía el apoyo de dos peces gordos de la liga como FC Barcelona y Baskonia así como de otros clubes históricos de la liga como el Manresa, Fuenlabrada, Estudiantes o Bilbao Basket. Sin embargo, también se encontraría con una oposición feroz del otro bloque de clubes ACB liderado por el propio Real Madrid: Obradoiro CAB, CB Murcia, Gran Canaria, Joventut, CAI Zaragoza, Unicaja y CB Valladolid.

Y así llegamos a la Asamblea ACB de esta tarde. Una Asamblea en la cual se volvió a demostrar el enésimo fracaso de los 18 directivos allí presentes. No había quórum suficiente para que ninguna candidatura pudiese ser designada como ganadora. No se cumpliría el compromiso previamente adquirido de nombrar a un Presidente antes del 31 de Diciembre.

Pero, ¿de quién es la culpa?. De todos. Unos por querer imponer por enésima vez a dos candidatos próximos a sus intereses, de perfil bajo, manejables y con escaso poder de maniobra. Y los otros por no proponer a un candidato serio, de consenso y con el prestigio necesario para alcanzar el apoyo unánime de la Asamblea.

En una época en la que nuestro deporte está viviendo una precaria situación, con desaparición de clubes, impagos a Hacienda, descenso del nivel competitivo e interés mediático de la propia competición, es necesario ahora más que nunca que todas las partes cedan en sus intereses particulares y que remen en la misma dirección. Un Presidente con el apoyo explícito de un bando y la oposición explícita del otro es un Presidente cadáver. Pan para hoy, hambre para mañana.

Necesitamos de una vez por todas a una persona con capacidad para liderar a los 18 clubes, aire fresco en el seno ACB y que se deje de asociar la cúpula directiva de la propia liga a un único club: el FC Barcelona. Ni amigos íntimos de Rosell (Agustí) ni ex directivos del club (Bertomeu o Portela) son perfiles válidos para esta difícil tarea. No es catalanofobia, se llama imparcialidad.

¿Mi propuesta? Presidente Ejecutivo de perfil David Stern. Un líder con el suficiente poder y conocimientos como para trabajar sin injerencias del directivo de club de turno. Nombres como Chus Bueno (NBA Europe) o Antonio Maceiras (Scouting Lakers y ex director deportivo Real Madrid y FC Barcelona) son candidatos que bien podrían alcanzar el quórum de los 18 clubes.

El tiempo sigue corriendo y la sombra afilada del CSD sigue presente. Si el 14 de Marzo no hay nuevo Presidente, la alta instancia del deporte español intervenderá la ACB quién sabe si nombrando al propio Pepe Sáez como autoridad máxima y con la misión de “liquidar” la propia asociación de clubes.

“La única forma de borrar un rastro de duda es con una marejada de verdad”

Frank Underwood, House of cards

Brais Iglesias Castro

Director de 24segundosenblanco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies