Sergio Llull agranda su lista de “tiros ganadores” contra Kazan (75-76)

b

Sergio Llull ha acuñado una más de sus canastas milagrosas que empiezan a estar más en el “haber” que en el “debe” del jugador menorquín. Su única canasta en juego con un “step back” a falta de 1.2 segundos para terminar el partido que Unics Kazan tenía en su mano tras un triple de James White – curiosamente su único acierto desde 6.75 – en otro partido a cara de perro donde el carácter del Madrid le salva de la derrota, de sus propios errores de intentar jugar a algo nuevo. El volver a la fórmula ganadora de los últimos años en Europa, dejando los fuegos artificiales de lado. No defenderé ni una forma ni otra. Es lo harán los resultados.

38 minutos y 58.8 segundos antes, el Madrid salió a una de las canchas más duras de su grupo ante un equipo con material de TOP 16, pero que como el Madrid está acostumbrándose a una nueva plantilla totalmente remodelada. Con el recuerdo del partido contra el Juventut, el Madrid con un 2-8 inicial con Rudy y Nocioni acertando desde el triple marcaba el tono del partido. Un 6-0 del conjunto local anunciaba un choque de trenes de mercancías como así sucedería. Maciulis sacaba del primer problema al Madrid con un triple, que inmediatamente se volvía meter tras una falta personal + técnica a Nocioni. Tras la técnica se sucedieron las pérdidas en Kazan y los fallos incomprensibles debajo del aro del Madrid, hasta que los minutos finales de Mejri coincidiendo contra D’or Fischer sacaba beneficio el pívot tunecino con 6 puntos consecutivos para mandar en el final del 1º cuarto por 16-19.

Junto a Mejri había entrado el hombre de la canasta ganadora del domingo, Felipe Reyes que se puso el mono de faena para empezar a producir rebotes ofensivos que daban segundas oportunidades al Madrid – hoy de negro – de irse de 11 puntos (20-11) en un amago de romper el partido. Zazan recurrió a su mejor y hombre más fiable en la dirección Nikos Zizis al ser ineficiente el baloncesto de Jerrels, muy individualista y apareció la oleada del Kazan que juega a rachas con una plantilla cuya calidad se le cae del sudor. Una canasta de pillo de Rivers corto en seco la oleada rusa para que el Madrid se fuera al descanso 4 arriba (31-35).

En el tercer cuarto hay que hablar del máximo anotador de la pasada campaña en Armani Milano. Keith Langford apareció en el partido como un vendaval en el tercer cuarto para liderar a su equipo. 9 puntos en el cuarto que ponían al Unics a 2 (40-42) donde un triple de Maciulis daba aire ante Kazan que con el faro de Langford encontraba la aportación de James White y su pareja de ala-pivots, Kaimakouglou y Sanikidze para vivir un último cuarto de infarto con Kazan por delante tras una canasta sobre la bocina de quien sí no, Langford (56-55).

Sergio Rodríguez aparecía con 6 puntos seguidos para mantener el choque igualado, pero no tapa su mal inicio de campaña, al igual que el que debería ser el líder del equipo, Rudy Fernández que entre lesiones y actitudes que alimentan a sus críticos está en un momento de forma malo, tanto como Carroll, incapaz de ganar ventaja en los bloqueos. Ante este panorama de dudas en los visitantes, Kazan poco a poco, pese a sus errores propios y malas decisiones mantenía el partido en vilo, salvo que la bola llegará a Langford en modo “money in the Bank” que con un triple empataba el partido a 61. Como en el tercer cuarto, Keith encontró en un amigo un tesoro en su empeño por lograr el triunfo. Ese amigo fue Sanikidze que hacía daño con su movilidad en el aro madridista. Un triple de Langford sumando 21 puntos – 15 en la segunda mitad – hacía saltar las alarmas en el bando madridista que ante el colapso de sus líderes exteriores encontró la garra en el interior y en sus nuevos fichajes. Ayón al campo a jugar de pívot puro y Nocioni de 4 abierto. 8 puntos en la pintura firma del mexicano sacaban al Madrid de trauma por unos instantes y el Txapu, fichado para esto que diríamos todos, clavo el triple que tenía que meter para empatar el partido a 72. El Madrid todavía quería morir en la orilla cuando Maciulis y Llull se dejaban dos puntos en la línea de tiros libres en el último minuto.

El castigo fue el triple en la última jugada del Kazan por parte de James White que ponía a Kazan por delante (75-74). Quedaba un tiempo muerto a Laso, que tiro de la jugada que le dio la copa en febrero, le dio el triunfo el domingo y esta vez en un 1 vs 1 de Llull en ese lado derecho de la cancha, Llull anotó la que tenía que anotar. Su único tiro de campo para ganar.
Este Madrid tendrá una semana más para seguir buscando esa nueva identidad que le lleve en Mayo a la gloria. Parece que esta temporada solo habrá un pensamiento en la casa blanca. Las florituras del año pasado y del equipo de los récord se quedarán en las efemérides hasta nuevo aviso.

Sergio Sosa

Redactor 24segundosenblanco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies