#Euroleague El Real Madrid naufraga en su debut europeo ante un potente Khimki

machu

No termina de encontrar su sitio el Real Madrid en este temporada 2015/16. Tras las derrotas sufridas en la Supercopa ante Unicaja, frente los Celtics en un amistoso y contra Valencia Basket en ACB, esta vez le ha tocado hincar la rodilla en su debut en Euroliga, en terreno ruso, contra el Khimki (84-70).

Los de Kurtinaitis se han mostrado superiores en todo momento a los chicos de Laso. Con mayor rodaje y acierto que los jugadores blancos, la infinita rotación rusa ha dilapidado las opciones de blancas de colocar el 1-0 en su casillero de victorias.

El Khimki desde el primer minuto ha estado metido en el encuentro y sin fisuras en su juego. Dominando en el rebote ante la parsimonia de los interiores blancos, gozando de mil segundas oportunidades que convertían en puntos fáciles, pronto los de la capital rusa descolgaron al Real Madrid en el marcador. Llovían los triples y en caso de fallo estaban Augustine y Todorovic para rebañarlo todo, haciendo pequeños a los interiores merengues. Finalizaba el primer cuarto y las expectativas blancas no eran muy halagüeñas (21-14).

La dinámica merengue no variaría en el segundo parcial. Un gran Shved, bien secundado por Augustine y Monia, hacía daño por dentro y por fuera, provocando que los esfuerzos de un buen Willy Hernángomez resultaran inútiles en el afán por disminuir la renta rusa. Se llegaba al descanso y el Khimki, si bien no lograba romper el partido, al menos lo encaminaba (43-32).

Tras la reanudación el Real Madrid intentaba encontrar su sitio sobre el parqué. Maciulis con cinco puntos consecutivos obligaba a Kurtinaitis a parar el partido al poco de comenzar el tercer cuarto, mas sería un oasis en el desierto. El parcial blanco fue rápidamente respondido por la disciplina rusa. Monia, Vyaltsev y Koponen encadenaban triples y más triples para el Khimki. Para desgracia merengue Tyrese Rice, archienemigo blanco tras aquella final de Euroliga frente a Maccabi, hacía aparición en el encuentro. Finalizaba el tercer cuarto y el Real Madrid seguía sin dar señales de vida en el Basketball Center de Moscú (61-49).

Los últimos diez minutos de encuentro fueron un mero trámite, tiempo que seguramente no hubiera querido disputar ninguno de los dos equipos. Un Khimki con el partido resuelto frente a un Real Madrid abatido y sin ánimo ni fuerzas para la remontada. Un justo 84-70 acabaría comandando el marcador final que demostraba dos cosas. La primera es que el Khimki, con la larguísima rotación de calidad que tiene, va a ser un rival temible y un claro aspirante a hacer grandes cosas en esta Euroliga. La segunda nos dice que el Real Madrid sigue de pretemporada, buscando su sitio y su alma de nuevo, sabiendo que la temporada todavía no ha empezado realmente para ellos.

Víctor Vera
@victorverasants

Victor Vera Santos

Redactor 24segundosenblanco.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies