Al Real Madrid se le vuelve a escapar una victoria por un punto en otro final apretado (78-77)

Duelo de poder a poder entre dos claros candidatos al título, algo que dejaron claro desde el inicio en un encuentro marcado por la igualdad. Las ventajas fueron mínimas y a cada pequeño arreón de un equipo el otro respondía con otro parcial que equilibraba las cosas.

El primer cuarto tuvo a Udoh como gran protagonista. El pívot marcaba territorio en ataque aunque en defensa tenía más problemas para parar la producción de Ayón. Vesely era bien sujetado por Felipe mientras que el gran lunar de los blancos (hoy de morada) era el triple. Ni entraban en una canasta ni se defendían bien en la otra. El 23-19 dio paso a un segundo cuarto en el que la conexión Rudy-Hunter funcionó de maravilla, con 5 asistencias del balear que terminaron en canasta del norteamericano. Taylor cuajaba buenos minutos en defensa y el Real estaba cómodo por primera vez en el partido. El marcador al descanso reflejaba un 39-40 tras un triple de Nunnally desde mitad de campo que no dieron por lanzar con el tiempo cumplido.

La reanudación nos trajo un incremento de intensidad. Ayón castigaba en ataque, Maciulis aparecía cuando el balón quemaba y sustituían en anotación a Doncic y Carroll, que no tuvieron su mejor noche en Estambul. Nunnally y Sloukas se echaban al Fenerbahçe (y al público) a la espalda aunque los visitantes no se rendían. 57-57 tras 30 minutos y todo por decidir.

El último cuarto fue una agonía continua. Randolph se puso el traje de las grandes citas anotando 3 triples en el último periodo que mantuvieron con vida al Real cuando peor pintaban las cosas, pero una serie de contactos no pitados le sacaron de quicio y los árbitros se lo hicieron pagar con una técnica en el último minuto. Unos colegiados que expulsaron a Sloukas por doble técnica cuando el partido más se caldeaba. Taylor falló un triple y un tiro de dos que parecían canasta clara y llegamos al último minuto con empate. Llull anotaba dos tiros libres pero Dixon contestaba con una penetración. Quedaban 20 segundos y el Madrid tenía posesión para ganar, pero el tiro de 5 metros de Llull no entró y en el rebote los árbitros pitaron una falta rigurosa -y de pardillo- de Carroll sobre Nunnally, que anotó 1 de los 2 tiros libres para dejar sin tiempo al Real Madrid de lanzar. 78-77 y la sensación de que se nos volvió a escapar una gran oportunidad.

Y otra vez por un punto. Al igual que sucedió en Moscú, en otro final apretado pero “distinto”, al Real Madrid se le ha escapado una victoria en el Ulker Sports Arena que tuvo en su mano. En aquella ocasión, las opciones de ganar fueron escasas y se fue a contracorriente mientras que hoy se tuvo un tiro ganador a falta de 3 segundos que no entró. El Real Madrid se pone con un balance de 7-3 antes de recibir al Zalgiris.

Pablo Herrero – @pablohm29

Pablo Herrero

Redactor 24segundosenblanco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies