El Real Madrid cae con claridad en Belgrado y sigue sin despejar sus dudas fuera de casa (82-70)

Este mes de diciembre se está caracterizando para el Real Madrid -por desgracia- por las derrotas a domicilio en la Euroliga. Tras ceder ante el Fenerbahçe en el último suspiro aunque compitiendo hasta el final, los blancos encadenan dos visitas consecutivas en las que el nivel mostrado difiere mucho del ofrecido en las primeras salidas europeas.

Si en algo coinciden las derrotas ante Darussafaka y hoy ante el Crvena Zvezda en la Sala Pionir es por la nula capacidad de reacción que el Real tuvo cuando el partido se puso cuesta arriba. Hoy, al igual que el pasado jueves, el Madrid salió bien al encuentro, cuajando algo más de 10 minutos de buen nivel (20-19 tras el primer cuarto) con Taylor enchufando y mucho desde el perímetro. El problema llegó mediado el segundo cuarto. Con el sueco sentado (anotó 7 de los 10 triples que intentó) el Madrid volvió a encajar otro parcial muy amplio en contra (13-0) para el que no tuvo respuesta un quinteto al que le cuesta mucho generar juego ofensivo. Doncic, Carroll, Chapu, Thompkins y Hunter formaron un cinco muy atípico pero obligado por las bajas en la posición de alero. A partir de ahí el Crvena Zvezda logró 7-8 puntos de ventaja que supo mantener el resto del partido con bastante tranquilidad.

El 43-35 al descanso dio paso a una reacción blanca, llegando a colocarse a dos puntos a mitad del tercer periodo. Pero una sucesión de malos ataques y defensas inexistentes dio de nuevo la máxima a los de Radonjic que encararon los diez últimos minutos con 11 puntos de renta. Las opciones de remontada madridista se disiparon en el primer minuto del último cuarto, con Simonovic destrozando la zona propuesta por Laso y con dos pérdidas absurdas en ataque. De ahí al final, el partido fue un quiero y no puedo del Real Madrid y una fiesta para los aficionados serbios, que disfrutaron del triunfo de su equipo sin tensión alguna. Lo peor de la noche, junto al resultado, el susto que dio Doncic al retirarse tras resbalarse y hacerse daño en el tobillo.

El Real Madrid se queda con un balance de 9-5 empatado con varios equipos a falta de que mañana se complete la jornada. Mucho de lo que aprender y bastante por mejorar fuera de casa. Próxima parada, el jueves en Estambul ante el Efes.

Pablo Herrero – @pablohm29

Pablo Herrero

Redactor 24segundosenblanco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR