El Real Madrid se lleva un derbi contra Estudiantes sin historia ni emoción (79-72)

El Real Madrid se ha impuesto en esta tarde de domingo a Movistar Estudiantes en un apático derbi por 79-72 que ha demostrado, una vez más, que el actual campeón de la ACB es quien manda en la capital española.

Tras lograr la clasificación para la Final Four el pasado viernes en Estambul, al Real Madrid le tocaba regresar a la rutina de la cada vez más desesperante e insípida ACB. Los de Laso, de resaca, no han necesitado mostrar más que una minúscula parte de su arsenal para derrotar a un Estudiantes escaso de recursos y de alma, otrora rival y ahora caricatura.

Desde el comienzo del partido se ha visto a un Real Madrid dispuesto a no gastar más energías de las necesarias. Con Ayón descansando, Laso ha decidido dar entrada en el quinteto inicial a un Thompkins que se antoja fundamental en este final de temporada. Además volvía Maciulis y lo hacía con ganas. También disfrutaba de minutos Nocioni, ausente de la rotación en Estambul. Con todos aportando pero sin demasiados excesos, el primer cuarto finalizaba con un 23-20.

Estudiantes, que ya de por sí es un equipo justito, es un conjunto aún menor cuando su estrella no tiene opciones de atacar. Y aquí se ha de valorar, una vez más, la labor de Jeffery Taylor. El sueco, a menudo criticado por un sector del madridismo, está finalizando la temporada a un nivel defensivo sobresaliente.

El segundo cuarto comenzaba con la mala inercia con la que se finalizó el primero. Parcial de 0-7 de salida que daba ventaja a estudiantes. No obstante, ya que la plantilla no iba a poder disfrutar del puente como el resto de la sociedad española, tampoco querían caer derrotados. Entre Carroll y Felipe, al tran tran, volvían a poner al Real Madrid al frente. Con canastas de Maciulis y Hunter el Real Madrid llegaba al descanso con un soso 40-35.

El paso por el banquillo no modificó lo que se estaba viendo sobre el parqué del Palacio de los Deportes. Un Real Madrid, sin apetito, dejaba a Estudiantes creer en la victoria y los del Ramiro igualaban el marcador (50-50). Entraba a pista Luka Doncic, probablemente sabedor de la cantidad de ojeadores NBA que hoy habitaban las gradas del recinto para verle, pese a que hay quien crea que el objetivo de las miradas era Edwin Jackson. Será que en USA no hay escoltas anotadores, vaya. Doncic, con seis puntos consecutivos tras un triple de Llull y dos tiros libres de Thompkins, lideraba un parcial de 11-0 que rompía el partido a favor del lado blanco y cerraba el cuarto con 61-50.

El mismo Doncic era, el que pasados un par de minutos del último cuarto, colocaba en el electrónico la máxima renta para el Real Madrid (68-53). Los locales a partir de ese momento entraron en fase de letargo. El partido, pese a las creencias de algunos ingenuos aficionados estudiantiles que se han dedicado todo el encuentro a hacer el ridículo, estaba sentenciado. Pese a ello Estudiantes llegó a flirtear con la machada acercándose a tan solo cinco puntos, mas dos tiros libres de Llull ponían las cosas en su sitio y cerraban un derbi muy poco emocionante (79-72).

De esta forma el Real Madrid habita, una semana más, la segunda posición en la clasificación de la Liga Endesa. Los de Laso dependen de sí mismos a falta de tan solo cuatro partidos de acabar líderes la fase regular.

Victor Vera Santos

Redactor 24segundosenblanco.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies