(104-89) Doncic consigue su tan ansiado triple-doble en una victoria plácida

Poco en juego para el Madrid pero no por ello partido sencillo para su rival. Eso sí, el ritmo exageradamente lento de inicio ayudó a hacer la tarea más sencilla al Betis. Ambos equipos movían el balón con relativa facilidad y, gracias a la ausencia de velocidad, los andaluces pudieron reinar en el marcador durante prácticamente todo el cuarto, salvo en la canasta inicial de Causeur. A partir de entonces, intercambio de golpes del que salió beneficiado muy ligerísimamente el conjunto visitante al final del primer cuarto (21-22). Por parte blanca, destacó un gran y polivalente Luka Doncic, autor de 5 puntos, recogedor de 3 rebotes y repartidor de 5 asistenicas. 14 de valoración en apenas 9 minutos, semejaba un día idóneo para realizar el tan ansiado triple doble.

Pero si queremos usar verdaderamente la palabra triple tenemos que encasillarla en el segundo cuarto. Y es que el Real Madrid tiró más desde 6,75 que desde dentro de la zona y lo hizo, además, con un porcentaje de acierto nada despreciable. Al descanso, 10/ 17 con Rudy Fernández como gran valedor con un flamante 4/4 en triples. Fue, cómo no, gracias a las canastas exteriores por lo que los de Pablo Laso consiguieron revertir la situación e irse a vestuarios por delante en el electrónico tras muchos minutos a remolque y con varios intentos fallidos (49-45).

Porque el Betis vendió cara la abdicación de su liderazgo. Hasta en tres ocasiones lo intentaron los merengues. Primero un triple de Carroll les daba una mínima renta (28-26, min 12:37) pero en la siguiente jugada Golubovic la fulminó con un 2+1. Los béticos se ponían por delante 28-29. Dos minutos y medio más tarde, Carroll alzó al Madrid al frente con una nueva canasta de 3 puntos (36-33) pero otro parcial positivo para los de Carrasco de 0-5 le devolvía el liderazgo del partido (36-38 min 16:02). A la tercer sí fue la vencida. Con un triple de Rudy los blancos se auparían 42-40 al frente para ya no abandonar nunca esa posición. Cabe resaltar también, que entre todos estos tira y afloja Llull repartió 5 asistencias, empatando al descanso con Doncic como máximos asistentes del partido.

Tiempo de diversión

Aunque la renta fuese muy pequeña, la sensación es que una vez tomadas las riendas del encuentro, el Madrid no las iba a soltar. Llegó entonces el momento del showtime en el Palacio. Triples, bonitas jugadas y un bonito alley-oop de Doncic-Taylor que levantó a los 4.108 espectadores del feudo madridista. Con este pase, por cierto, Doncic se ponía con 8 asistencias en el partido que, junto con sus 16 puntos y 6 rebotes (hasta ese momento) hacían saltar la alerta triple-doble. ¿Lo conseguiría? Quedaba un cuarto

 


Con 12 puntos de renta (78-66) comenzaron los últimos 10 minutos del partido en los que siguió el acierto apabullante del Madrid desde 6,75 y una digna respuesta del Betis, quien, a pesar del esfuerzo, veía como poco a poco la distancia iba aumentando. Mientras tanto, en su carrera particular y tras unos minutos en el banquillo, Doncic seguía persiguiendo el triple-doble. A falta de 02:52 conseguí a la décima asistencia, le faltaban 4 rebotes. Primero uno en defensa, luego otro en ataque y, de nuevo uno en defensa. Le quedaba uno y un minuto para el final. Y, como no podía ser de otro modo, llegó… ¡sobre la bocina!. La épica de los grandes solo debe escribirse así, al límite. 17 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias. El ansiado triple-doble llegó en una tranquila victoria del Madrid 104-89.

 

Imagen: ACB Photo/V. Carretero

 

María Veiga

Periodista gallega. Apasionada del mundo del deporte.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies