El Real Madrid logra el 2-0 ante un Gran Canaria que dio mucha guerra (92-83)

Se preveía que el Gran Canaria hoy sí daría más guerra tras haber tenido un par de días de descanso y tiempo para ajustar detalles y así fue. Los amarillos mandaron durante gran parte de la noche y tuvieron sus opciones hasta que en el último parcial varios triples del Real Madrid dieron una renta a los locales que supieron manejar sin apuros hasta el final.

No era difícil mejorar el inicio del primer partido y de la mano de Taylor y Ayón el Real Madrid salió con otra cara. Felipe peleaba en la zona con Eulis Báez, el más destacado de los visitantes en el primer periodo, pero pronto nos quedamos sin este duelo de veteranos ya que ambos tardaron poco en irse al banquillo con dos personales por cabeza. El ritmo era alto, con los ataques predominando y con ambos equipos logrando varias segundas opciones gracias a los rebotes ofensivos. Campazzo se entonaba en la parte final del cuarto aunque una canasta de Mekel sobre la bocina daba dos puntos de ventaja a los suyos tras los primeros diez minutos (19-21).

El segundo cuarto nos dejó un recital ofensivo por parte de los dos equipos. El parcial (33-29) dejó claro que los ataques predominaban, con minutos de intercambios continuos de triples y con Eriksson liderando un primer parcial favorable a los suyos. El sueco anotó 10 puntos en este periodo y junto a Rabaseda logró un parcial de 3-9 (33-39) que obligó a Laso a pedir tiempo muerto a cinco minutos del descanso. El Real Madrid ajustó algo la defensa y en ataque se desató de la mano de Doncic, que con dos triples y varias acciones que provocaron canastas fáciles de sus compañeros dio la vuelta al partido y dejó el marcador en el 52-50 con el que llegamos al tiempo del bocadillo.

A pesar de que Carroll abrió la segunda parte con un triple el Gran Canaria logró un parcial de 9-0 que le permitió recuperar el mando del partido. Radicevic anotaba y dirigía con mucha facilidad y el conjunto de Casimiro apretaba en defensa. El ataque blanco se colapsó (seis puntos en cinco minutos y medio) y únicamente individualidades de Llull y Doncic permitieron que la desventaja no creciera más. El 63-70 encendió las alarmas: los triples no entraban aunque estuvieran bien lanzados y el Gran Canaria estaba muy cómodo. Pero apareció Llull, que con cinco puntos seguidos volvió a apretar el partido entrando en el último minuto del tercer cuarto. Rudy empataba a 70 y todo quedaba por decidir en los últimos diez minutos.

En poco más de dos minutos se desató un festival de triples blancos. Trey Thompkins, Doncic y Causeur anotaban desde el 6,75 para un parcial de 11-2 (81-72) con el que se inició el último cuarto. Casimiro se vio obligado a pedir tiempo muerto para frenar el vendaval local y a base de tiros libres su equipo se fue acercando en el marcador. La intensidad del partido crecía, con Doncic y Aguilar picados y con los árbitros permitiendo más contacto. El Real logró 7-8 puntos de ventaja en esos minutos y supo administrarlos sin demasiados problemas ante un Gran Canaria que empezó a tener más problemas para ver aro, consiguiendo poner el 2-0 en una serie que ahora viaja a las islas. El jueves, primera oportunidad para cerrar el pase a la final.

Pablo Herrero – @pablohm29

Ficha técnica:

Real Madrid: Campazzo (9), Causeur (6), Taylor (5), Reyes (2), Ayón (12) -cinco inicial- Randolph (1), Rudy (8), Doncic (14), Carroll (9), Tavares (8), Llull (13), Thompkins (5)

Gran Canaria: Oliver (7), Radicevic (11), Rabaseda (8), Báez (9), Fischer (5) -cinco inicial- Eriksson (12), Mekel (7), Seeley (-), Pasecniks (4), Paulí (2), Aguilar (5)

Pablo Herrero

Redactor 24segundosenblanco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies