Supercopa Endesa: El Madrid pasa sin apuros a la final (61-81)

El multiusos Fontes do Sar se engalanó para la primera participación histórica de Obradoiro en la Supercopa Endesa. El pabellón del combinado gallego recibió a ambos conjuntos como acostumbra, cantando a capela el ya archiconocido Miudiño, poniendo así la puntilla a una escenificación digna de un encuentro de altos vuelos que se resolvió mucho antes de lo que le hubiese gustado a la hinchada allí presente.

El aliento del público local no sirvió para que los suyos saliesen enchufados al parqué. Pese a la canasta inicial de Vasileiadis, el Madrid reaccionó rápidamente con un 0-7 de parcial que obligó a Moncho Fernández a parar el duelo (2-7, min 02:10). El tiempo muerto no cambió demasiado la situación. Los de Laso, firmes en ataque y aprovechando su superioridad en transición, plasmaron en el marcador esa mejora respecto al rival y se fueron al final del primer cuarto con una buena renta (12-20).

Los dos minutos entre cuartos vinieron bien a Obradoiro. Pese a la accidentada reanudación con antideportiva a Nacho Llovet por un codazo, fortuito, a Campazzo, los gallegos fueron poco a poco reduciendo distancias y llegaron a ponerse solo a 3 puntos (25-28, min. 15:21). El Real Madrid, por su parte, estuvo muchos minutos del cuarto con los fusibles fundidos. Pero, dada la enorme calidad y profundidad de su plantilla, se bastó con dos buenos minutos finales para no dejarse doblegar: 0-8 de parcial y a vestuarios con otro pequeño colchón (34-40).

Así lo veía el capitán blanco

Un tercer cuarto matador

Todo el buen hacer de Obradoiro lo tiró el Madrid por la borda en un tercer cuarto perfecto. Pese a la pérdida en la primera posesión, lo que vino a continuación no sorprenderá a nadie que siga a este equipo. Los de Laso se pusieron el mono de trabajó y, liderados por un excelso Sergio Llull (17 puntos, 6 asistencias) endosaron un espectacular 8-28 de parcial para dejar completamente sentenciado el partido a falta de un cuarto por disputarse (42-68, min. 30).

Como invitada una renta de ese calibre, el Real Madrid se dejó ir y Obradoiro aprovechó para reducir la desventaja y maquillar el marcado. De los 30 puntos de los que gozaba el conjunto blanco, se pasó a 17 con 4 minutos aún por disputarse. Este parcial de 13-0 no gustó a Laso que paró el partido y pidió intensidad a los suyos para los minutos finales. Los jugadores frenaron la sangría y la renta terminó siendo de 20 puntos (61-81).

Sábado a partir de las 19:15 espera Baskonia.

Foto: ACB.com

María Veiga

Periodista gallega que disfruta del baloncesto en Madrid y donde sea.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies