#ReversosBlancos | En defensa del hombre alto

Los quintetos actuales, con esa nueva moda de marginar a los cincos, son cuartetos pequeños y extraños. Igual que los serventesios, en honor a los “Fernandos Romays” de hoy día, que a continuación expongo:

Para jugar al baloncesto
antes se necesitaba
echarle muchos arrestos
si en la zona te parabas.

Ahora si juegas de espaldas
casi hasta te miran raro.
Como si llevaras falda
cuando te cuelgas del aro.

Los entrenadores, prestos,
a los bigardos reclaman
que transformen su puesto
y a la esquinita que vayan.

Y la afición les respalda,
pues no les gustan los faros
con complejo de Giralda.
Prefieren muchos disparos.

Querido hombre alto (y apuesto),
tus días están contados
más no te sientas molesto
si ya no eres de su agrado.

De hermoso mástil, a baldas.
Del mascarón de proa, al paro.
¡Son rubíes y esmeraldas!
Por si las dudas, lo aclaro.

Davide Mossi

Juntaletras aficionado, músico amateur y jugador de baloncesto por retirar. Adicto a los cubos y a la novela negra.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies