El Madrid doblega al final a un correoso Fuenlabrada (80-95)

Regresaba el Real Madrid a la Liga Endesa tras perder su imbatibilidad en el Palacio frente a Morabanc Andorra. Fuenlabrada intentó seguir los pasos del conjunto andorrano y durante el primer cuarto plantó cara, y de qué manera a los hombres de Pablo Laso. Con dos referencias ofensivas claras, Nogueira -5 puntos— y Bellas —8 puntos—, los locales frenaron la salida en tromba de Llull —11 puntos— (19-18, min. 07:10). Sin embargo, en la parte final del periodo se impuso la lógica y los de Pablo Laso, muy acertados en el tiro, se impusieron (21-26).

Taylor y Rudy, con dos triples consecutivos, continuaron la estela, aunque el verdadero protagonista del Real Madrid en el segundo cuarto fue su eterno capitán. Felipe Reyes anotó 8 de los 20 puntos del equipo y fue el gran artífice de que Fuenlabrada no se pusiera por delante en el marcador. Porque los de Agustí Julbe no se dieron nunca por vencidos, ni cuando el marcador se puso realmente adverso (28-37, min. 13:22). Popovic, en otro guiño a los viejos rockeros, fue el homólogo de Felipe Reyes y tiró del carro en un parcial de 11-2 para empatar el duelo (39-39). Solo un nuevo arreón final blanco posibilito que se fueran con una mínima ventaja al descanso (43-46).

fuenlabrada real madrid Rudy fernandez
ACB Photo / E. Cobos

Llull, siempre Llull

La vuelta de vestuarios trajo consigo el regreso de Llull a la cancha, y cómo lo notó el Madrid. El balear, con su compañero de festejos Anthony Randolph a su vera, rompió el encuentro (48-61, min. 24) definitivamente. Fuenlabrada respondió con un 5-0 de parcial y los blancos dieron exactamente la misma réplica aunque con un “ligero” matiz: el parcial fue bastante más amplio. Los locales, en una nueva muestra de casta, reaccionaron de nuevo, buscando no llegar muertos al último cuarto, pero Deck, con una cabalgada coast to coast, dejó la renta favorable en un más 14 (63-77).

Como se preveía, fue demasiado para Fuenlabrada. Durante todo el encuentro respondieron con todas las armas que tenían a sus disposición pero una desventaja de 14 puntos fue demasiado. Por si había dudas, el Real Madrid se encargó de disiparlas: 2-6 de salida, 65-83 en el marcador y todo el pescado vendido. A partir de entonces, minutos a repartir hasta llegar al final, 80-95.

Siguiente duelo el próximo domingo contra Guipúzcoa Basket en el Palacio.

Imagen: ACB Photo / E. Cobos

María Veiga

Periodista gallega. Apasionada del mundo del deporte.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies