#Euroliga: Remar, y morir en Estambul (65-63).

No ha podido ser. El Madrid despide el año europeo con derrota, y mantiene el 2º puesto al final de la primera vuelta de la Euroliga.

El partido contra Fenerbahce ha tenido mil historias y mil lecturas. Jugar en Estambul no es fácil, y más teniendo en cuenta que el equipo turco lleva 10 victorias consecutivas.

Sorprendía Laso en el inicio colocando a Carroll y Deck en el quinteto titular. La apuesta no resultaba, porque los blancos fallaban desde el 6,25 y se ahogaban en la intensa defensa local. En la otra canasta, el checo Jan Vesely campaba a sus anchas y demostraba por qué a estas alturas es el máximo candidato a MVP de esta edición.

Por parte madridista era Randolph el único que aportaba claridad en ataque, consiguiendo la que sería la jugada más destacada del partido: un tremendo mate remontando línea de fondo sobre el mismo Vesely.

Aun así, el Madrid no carburaba, y el pitido final del primer cuarto traía la máxima diferencia a favor de Fenerbahce: 22-12.

Funcionaba la “segunda unidad” y Rudy sumaba en toda la cancha. Un triple, defensa incansable, buenas ayudas… Y Tavares se hacía con la zona intimidando a Vesely. Una antideportiva a Marko Guduric a 7 minutos del descanso, que acababa con un triplazo del 5 blanco permitía una jugada de 5 puntos que acercaba a los blancos 24-20.

Se consumaba la remontada gracias a la clase de Trey Thompkins, llegando al descanso con un 32-32 que dejaba todo por decidir.

Tocaba el momento de vivir Estambul “en todo su esplendor”. Se sumaban al espectáculo Christodoulou, Paternico y Nedovic, empezando el tercer cuarto con la tercera falta de Ayón. Randolph seguía su repertorio de mates, y funcionaba la conexión Facu-Titán, pero Llull no conseguía enchufarse en el partido. Tras sus dos primeros puntos, una más que dudosa falta en ataque acababa en técnica para el menorquín, y su consiguiente descalificación porque arrastraba una antideportiva anterior.

Nada que el Madrid no sepa afrontar. Este equipo ha dado suficientes muestras de carácter para no dudar de ellos ni por un segundo, por lo que en lugar de irse del partido tras el show arbitral, levantaban la cabeza y se vestían el mono de trabajo. Ayón seguía su lucha bajo tableros, alcanzando el final del tercer cuarto con 48-44 y todo por decidir.

Con un quinteto en el que Causeur actuaba de falso base acompañado por Carroll y Rudy, y Randolph y Ayón como hombres altos, se empezaba el último cuarto.

Y era el inspiradísimo estadounidense nacido en Würzburg el que abría la lata con su primer triple. Causeur sumaba canastas sencillas con su zurda y pases de calidad que eran respondidos por el veterano Ali Muhammed. Pero era el francotirador de Laramie el que ponía por delante al Madrid.

Con 57-63 a falta de algo más de 4 minutos, Zeljko Obradovic paraba el partido. El gran maestro siempre acaba teniendo la última palabra… Y lo demostró con un parcial final para su equipo de 8-0 que nos deja sin conquistar Estambul.

Se despide la Euroliga con el final de la primera vuelta, hasta 2019. El próximo jueves 3 de enero, a las 20:45, el Maccabi de Tel Aviv visitará el WiZink Center.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies