La versión ACB del Real Madrid cae en el derbi ante un Estudiantes motivadísimo (93-88)

Esa versión más gris y perezosa del Real Madrid que acostumbramos a ver en ACB esta temporada volvió a aparecer en el derbi y Estudiantes supo aprovecharlo para dar una alegría a su afición y salvar su temporada. El empuje de Gentile y Whittington fue decisivo ante un Real con la cabeza en la doble jornada europea que se avecina.

Como siempre que juegan el derbi como locales, el Estudiantes salió con mucho ritmo e intensidad. En lo que para ellos es el partido de la temporada, los azules se agarraron a Gentile y Brizuela, que hicieron daño con varias canastas en la pintura mientras que Whittington, su nuevo pívot, castigaba a Ayón con un par de triples que daba la primera ventaja a los suyos (11-7, min. 4). Llull respondía con dos aciertos desde más allá del 6’75 aunque entre Caner-Medley y Brizuela encadenaron un 8-0 de parcial que puso al Estudiantes 22-17 y obligó a Laso a parar el partido. El toque de atención sirvió al Real para enchufarse y gracias a la buena combinación entre los pívots, con Ayón y Felipe sumando los ocho puntos finales, logró empatar a 25 tras los diez primeros minutos.

La salida de Rudy y Thompkins supuso un nuevo impulso para los de Laso. A pesar de varias pérdidas que permitían ataques sencillos de los locales, el acierto del alero desde el triple (14 puntos al descanso) fue el principal motivo por el que el Madrid se fue mandando al descanso. Arteaga sumaba en la pintura a pesar de la presencia de Tavares y las alternancias en el marcador eran una constante. Un nuevo estirón de Rudy puso al Real cinco arriba aunque una gran canasta final de Brizuela dejaba el electrónico en 46-49 antes del tiempo de bocadillo.

Laso, al igual que Rudy, explicaba en el descanso que había que apretar atrás y reducir pérdidas. Sin embargo la salida de vestuarios no cambió esa dinámica. Intercambio continuo de canastas ante unas defensas flojas, para desesperación de ambos entrenadores. El Estudiantes seguía muy acertado desde el triple y por dentro Brizuela seguía a lo suyo, sumando en penetraciones. Cuando mejor estaba el Madrid en ataque (58-61) varias canastas estudiantiles en transición y un mate de Arteaga devolvían la ventaja a los locales (66-61) y provocaban el tiempo muerto de Laso. Los errores se sucedían y únicamente tres puntos más de Deck subieron al marcador hasta la conclusión del tercer parcial (66-64).

Poco a poco el Estudiantes fue cogiendo ventaja y todo lo que a ellos les entraba, con Gentile especialmente acertado (25 puntos), al Madrid no. La diferencia crecía ante una afición que empezaba a creer en la victoria y que la rozaba con los dedos a poco más de dos minutos para el final, con el 88-77. Los nervios finales de los locales y el último arreón blanco redujeron la ventaja pero el derbi terminó cayendo del lado estudiantil cuatro años después.

A nadie le gusta perder un derbi pero esto no para y el martes volvemos a jugar en Europa.  Madrid siempre ha sido, es y será territorio del Real. 

Foto portada: ACB PHOTO

Pablo Herrero

Redactor 24segundosenblanco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies