Rudy y Campazzo despiertan a tiempo al Madrid ante un buen Breogán (94-89)

Hora atípica para el Real Madrid y resaca de Euroliga, una combinación que bien se hizo notar en un Palacio visiblemente vacío para lo que suele ser el feudo blanco. El ambiente raruno y típico de muchos duelos ligueros esta temporada predecesores a las jornadas europeas influyó también en los jugadores, que salieron a la cancha a medio gas y con ganas de que el ‘trámite’ acabase cuanto antes.

El único madridista que parecía saber que había partido hoy fue Carroll. El 20 blanco anotó los 10 primeros puntos de su equipo y sostuvo a los suyos en el marcador cuando Breogán amenazaba con abrir brecha (10-13, min. 4). Tras más de medio cuarto disputado también apareció Tavares y la anotación, al fin, comenzaba a repartirse. Por parte gallega, Herun, Brown y McCallum castigaban jugada a jugada la apatía de la defensa blanca y solo un arreón final blanco les impidió irse con ventaja al segundo periodo (24-24).

El conformismo continúo reinando en la defensa del Madrid y Breogán en esta ocasión si lo aprovechó. Los lucenses consiguieron su máxima renta hasta ese momento gracias a un 1-7 de parcial que los impulsaba 25-31 en el marcador. A partir de entonces, los de Tito Diaz se estancaron y anotaron tan solo 2 puntos más en los casi 5 minutos siguientes, por lo que el Madrid, aún lejísimos de su mejor versión, redujo la brecha hasta colocarse a dos (31-33, min. 16:30).

Ese toque de atención hizo despertar a los visitantes quienes, con dos triples seguidos subieron al marcador la diferencia de 10 puntos a un minuto del descanso (34-44). Laso, visiblemente enfadado pidió tiempo muerto y la respuesta fue un parcial de 5-0, con triple de Reyes incluido. McCallum, invitado a la fiesta en el último segundo, dio la réplica y dejó en el ecuador del partido un 39-46 campeando en el electrónico.

pablo laso real madrid breogan
A Pablo Laso no le gustó demasiado la actuación de los suyos en el primer tiempo. ACB Photo / V. Carretero.

Y en el descanso hubo café (para el Madrid)

Se veía que a Laso no le estaba haciendo demasiada gracia la actuación de los suyos en la primera mitad. El técnico vitoriano no es amigo de la relajación ni del dejarse llevar. Tras el descanso, sus muchachos volvieron con otra cara (una ya más reconocible). El Real Madrid tardó en llegar, pero llegó. En menos de cinco minutos dio la vuelta completamente al choque poniendo la máxima renta a su favor (65-59). Rudy y Campazzo sacaron a relucir el fusil que llevan dentro y no tuvieron piedad, aupando al Real por encima de los 30 puntos en el cuarto y con una ventaja de 10 puntos al final del mismo (72-62).

Precisamente esa holgada distancia hizo que, por enésima vez, el Madrid se durmiese en los laureles. Redivo se echó al Breogán a la espalda y con cuatro minutos transcurridos y 7 puntos anotados, acercó a los suyos a 3 puntos (76-73). Laso dio entrada a Prepelic por un agotado Campazzo y el partido tomó un nuevo aire. El tiro libre se convirtió en un aliado y en poco más de un minuto el colchón pasó a ser de 8 puntos (83-75). Ayón y Deck continuaron por el camino de su compañero esloveno y, precisamente el mexicano daba la estacada final con un mate a una mano que sentenciaba el duelo a falta de dos minutos y medio por disputarse (92-80).

El Breogán lo intentó a la desesperada pero sus últimos esfuerzos no obtuvieron la recompensa que quizás merecían. El Madrid se llevó el choque y continúa segundo esperando algún pinchazo del Barcelona para asaltar el liderato.

Parciales: 24-24, 15-22, 33-16 y 22-27.

@sonveiga

 

María Veiga

Periodista gallega que disfruta del baloncesto en Madrid y donde sea.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies