Crónica #F4Glory | Chacho, De Colo y los árbitros dejan al Madrid sin final (95-90)

El Madrid se queda a las puertas de la Final Four tras perder una ventaja de 14 puntos. Un arbitraje impropio de una cita como esta (42-24 en faltas personales) impidió que los blancos asentaran su renta en varias ocasiones. El Chacho con 23 puntos y De Colo con 21 fueron la gran pesadilla rusa. 

Estos partidos no son para jugadores flojos. Tavares demostró desde el comienzo por qué estaba llamado a ser uno de los grandes nombres de la Final Four. El pívot madridista anotó los primeros cuatro puntos de su equipo y puso el cerrojo en la zona con dos tapones en los primeros cinco minutos. Por parte moscovita, Clyburn asumió los galones en ataque y minimizó los daños colaterales de la superioridad de Tavares, aunque ello no impidió que el Madrid cogiese la primera pequeña ventaja del duelo (7-13, min. 5).

Itoudis solicitó tiempo muerto y ambos conjuntos aprovecharon para renovar a sus bases. De primeras, el cambio le salió bien al Madrid, con Llull moviendo bien a sus compañeros y continuando sacando provecho al factor Tavares (11-22, min. 9). El Chacho entró en escena y, con 7 puntos prácticamente consecutivos, dejó el encuentro en un marcador mucho más acorde a la cita al final de los primeros diez minutos (18-22).

La inercia negativa para los blancos prosiguió con el comienzo del segundo cuarto. Sergio Rodríguez, con visibles ganas de dejar claro lo gran jugador que es, endureció la defensa sobre Llull y el Madrid se quedó sin ideas. Los tiros dejaron de entrar y, casi por inercia, los rusos empataron el partido en el minuto 13 (26-26). Laso sentó a Llull y dio entrada a Causeur y, aunque el francés tampoco fue quien de detener al Chacho (14 puntos y 3 asistencias al descanso), sí contribuyó con 5 puntos vitales para mantener el partido empatado (36-36, min. 16). A ellos se sumarían otros 4 más que, junto a un triple de Thompkins daban nuevamente aire al Madrid al borde del descanso (37-43) pero Clyburn con un 2+1 y un triple sobre la bocina, dejaba el partido en solo dos puntos de distancia (43-45).

Tras la vuelta de vestuarios el ambiente se endureció. Campazzo y Sergio Rodríguez protagonizaron un intenso duelo que los árbitros decantaron a favor rusa con varias decisiones de dudosa rigurosidad. Pese a ello, un triple de Campazzo y una canasta de Ayón separaron, otra vez, a los de Laso en el marcador (48-56, min. 24). Otra jugada en entre dicho dio tres tiros a De Colo pero el francés no los aprovechó y el Real Madrid despertó del todo. Campazzo, otra vez, se inventó la canasta del partido y con él, Randolph anotaba a continuación un triple que hacía saltar a la numerosa afición madridista repartida por el pabellón (50-61, min. 25). 

A partir de ese momento volvió a escena la figura de Causeur. El galo se fue hasta los 16 puntos al final del cuarto y, gracias a su valiosa aportación, los suyos obtuvieron la máxima renta del encuentro (58-71, min. 18). Pero, como sucedió cada vez que el Madrid conseguía separarse en el marcador, los árbitros volvieron a señalar dos faltas dudosas que frenaban el ímpetu merengue. Junto a ello, llegó un triple del Chacho y la brecha se quedó en 8 puntos al final del tercer cuarto (58-71).

El bochorno arbitral continuó en el último periodo, con otra técnica inexplicable a Pablo Laso que terminaba por desesperar a un Real Madrid que vio como en un visto y no visto su ventaja se había ido al traste (76-78, min. 34). Dos minutos más tarde, Clyburn empataba el partido 80-80 y, ahí sí, el miedo comenzaba a apoderarse de la grada merengue. Llegaba un partido nuevo que ganó el CSKA.

Pese a que el Madrid golpeó primero con un triple de Taylor, Nando de Colo emergió de la manera más grande para poner a los suyos por delante y ya no perder nunca ese liderazgo. Con cuatro abajo, Llull anotó un triple que ponía el duelo a 1 punto. A continuación, Chacho no falló desde el tiro libre y Llull tuvo de nuevo bola para empatar, pero su triple salió rebotado del aro y el Madrid quedó apeado de la lucha por su undécima Copa de Europa.

 

María Veiga

Periodista gallega que disfruta del baloncesto en Madrid y donde sea.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies