Paseo a medio gas en el Palacio (89-55)

Fácil victoria ante una de las cenicientas de la Euroliga • Laso dosificó esfuerzos y minutos • El Real Madrid líder provisional a falta del encuentro del CSKA • Buenos minutos de Deck y Campazzo juntos • Anotaron todos los jugadores blancos

El formato de la Euroliga de todos contra todos deja grandes duelos pero también noches como esta en la que el Real Madrid a medio gas pasa por encima de su oponente sin complicaciones. El Buducnost Podgorica no fue rival en ningún momento y dejó a ojos de los asistentes todas y cada una de las carencias que un equipo puede tener: juego lento, impreciso, poco ágil, predecible y con un bajo acierto en el tiro (el 0 de 9 en triples al descanso habla por sí solo).

Así, la diferencia de nivel entre ambos equipos quedó plasmada desde el comienzo. El conjunto montenegrino buscó con un ataque rápido sorprender al Real Madrid pero los blancos enseguida frenaron su ímpetu. Dos triples consecutivos de Randolph y Causeur, dos tiros libres de Llull y un gancho de Tavares ponían la primera renta (10-8, min. 5). El caboverdiano fue dejándose notar paulatinamente en ambos aros (6 puntos, 6 rebotes y 1 tapón) pero su segunda falta personal lo relegó al banquillo y Randolph tomó su relevo como hombre intimidador: matazo con falta incluida que estiraba ligeramente al Madrid (17-13, min 08:48). Gordic, en un empeño por no perder la estela, intentó sostener a los suyos con 9 puntos pero primero Ayón y Llull sobre la bocina dejaron patente la superioridad madridista (21-15).


Con el arranque del segundo periodo llegó la electricidad argentina. Campazzo tomó el relevo de LLull y rápidamente se notó su presencia. Asistencia endiablada para Felipe Reyes y triple tras dejar seco a su defensor. El Madrid, muy superior (30-17, min. 13:20). Precisamente este desnivel propició una excesiva relajación en el Madrid que no gustó a Pablo Laso. El técnico vitoriano paró el partido con un 34-27 en el marcador y ajustó ideas. Rudy fue el que mejor entendió las indicaciones: robo y  dos triples a continuación para subir la renta por encima de los 10 puntos al descanso (44-31).

Un abismo entre ambos

Si clara parecía la victoria madridista al final de los primeros minutos, más definida todavía quedó la situación en los cuatro minutos posteriores a la vuelta de vestuarios. El parcial de 10-0 de salida no daba lugar a dudas; 54-31 y a dejar pasar el tiempo. De hecho, prácticamente sin darnos cuenta en el marcador campeaba un contundente 63-38 a falta de dos minutos para concluir el tercer cuarto. 

Con nada ya en juego, Laso dio minutos a Deck y Prepelic para que sigan entrando en la dinámica del grupo dejando un mejor sabor de boca el argentino. Su asociación con Campazzo dará mucho que hablar este año. Tavares también tuvo tiempo de dejar varios tapones más y Prepelic de anotar una canasta para dejar el casillero individual de los 12 jugadores blancos con al menos algún punto.

En definitiva, un paseo de principio a fin (89-55).

María Veiga

Periodista gallega que disfruta del baloncesto en Madrid y donde sea.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies