El Madrid demostró ser humano (105-107)

El Madrid demostró ser humano y sufrió la primera derrota de la temporada en un fabuloso partido ante un gran Andorra (105-107) que asaltó el Palacio gracias al acierto exterior, su juego coral y especialmente, el rebote ofensivo, gran lacra madridista en esta tarde.

Hasta 7 jugadores andorranos obtuvieron dobles digitos, mientras que sólo 4 lo hicieron en el cuadro de Laso, liderados por un descomunal Carroll con 32 puntos.

El primer tiempo fue un espectaculo ofensivo del que seguro que Pablo Laso no acabó muy contento por la friolera de 59 puntos recibidos. Un pletórico Andorra sustentado de primeras por un Albicy, Whittington y Ennis llevó la iniciativa durante los primeros 20 minutos. El acierto exterior de Carroll, con 15 puntos y un buen Llull, eran las bazas merengues en un primer tiempo con 117 puntos entre las dos escuadras.

El primer cuarto fue un bombardeo continuo de Andorra desde el 6,75, donde llegaron a anotar 7 triples obteniendo desde esa distancia 21 de sus 33 puntos y un 63% desde el lanzamiento exterior. Primero Albicy con 4/4 y posteriormente Whittington hacían esteriles las canastas de Llull con 11 y Causeur con 7.

Este acto finalizó con 26-33 para los de Ibon Navarro, que también superaban a los de Laso en el rebote (3-8). Mucho que mejorar en los merengues.

Y en el segundo cuarto se cerró el acierto exterior de los andorranos que se quedaron en tan sólo un acierto de tres intentos, pero que seguían haciendo en el rebote y aprovechando las perdidas de balón merengues. Al mencionado Whittington se unió Ennis, que con 10 puntos fue el mejor de su equipo en este acto.

Por parte merengue, apareció el acierto exterior con un sublime Carroll que puso en esfervescencia al Palacio con 4 triples. Unido a arreoenes de Randolph y Campazzo llegaron a remontar el partido, pero finalmente, los andorranos, se fueron uno arriba al descanso (58-59).

La charla de Laso en el vestuario no surtió efecto ya que los andorranos seguían anotando con faciidad aprovechando las lagunas blancas y un desquiciante arbitraje que no dudaba en castigar con técnicas las protestas merengues y dejar en nada las andorranas.

Shumma y Vitali cogieron el testigo anotador de los andorranos, mientras que el Madrid sacaba redito de los tiros libres, que llegó a tener 23 en este cuarto y a cargar de personales a jugadores rivales claves. A falta de 10 minutos para el final 84-92.

El rebote, una de las claves, seguía siendo visiante de manera clara, lo que le daban siempre segundas opciones de tiro que supieron aprovechar.

Por la misma tónica arrancó el último cuarto en lo referente al rebote, especialmente sangrante el ofensivo. Cada vez que el Madrid tiraba de corazón para acercarse, un triple o jugadas que procedían de segundas opciones seguían dando ventaja a los andorranos.

Apareció Carroll con dos triples para poner patas arriba el Palacio, mientras que ese trabajo de siembra del tercer cuarto daba sus frutos y veía como Albicy y Whittington, dos pesadillas, se iban al banco eliminados por cinco faltas.

Se apretaba el partido y el Madrid llegó a ponerse a uno, pero un triple de Vitali tras el enesimo rebote ofensivo de Andorra dejaba muy cuesta arriba el partido 101-105. Cuando todo parecía perdido, una ràpida canasta de Carroll, unido a una recuperación y posterior canasta de Felipe ponía las tablas en el marcador a falta de 25 segundos.

Ennis anotaba una buena penetración a falta de 3.6 segundos para el final. Tras el posterior tiempo muerto, Llull falló el triple y Andorra se llevó el gato al agua.

 

 

 

 

Luis Alberto Reyes

Redactor 24segundosenblanco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies