#ReversosBlancos | A un 2,20m

Una nueva edición de #ReversosBlancos, en esta ocasión dedicada al jugador más alto de la plantilla del Real Madrid Baloncesto: Edy Tavares.

Érase un jugador condicionado
por una humanidad superlativa.
Pívot, dominante a la defensiva,
al que el sueño americano dio de lado.
Érase un madridista descarriado.
Érase faro y tormenta a la deriva.
Érase teoría evolutiva
en la piel de un león desenjaulado.
Era un muro construido en granito;
un cazador, de su presa, a la espera.
Era un Kraken de brazos infinitos.
Era gigante, unicornio, quimera:
la sublimación de todos los mitos.
Érase un Ícaro anclado a la tierra.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies