Dura derrota merengue ante un Barça Lassa superior (85-75)

Hay días en los que por unas cosas u otras no salen las cosas. Lo preocupante es que, cuando eso sucede, se deba a cierta falta de actitud y desidia por parte de los jugadores. En esta tarde de domingo el Barcelona Lassa se ha impuesto merecidamente al Real Madrid en un partido en el que los pupilos de Pablo Laso no han competido, y eso siempre es una mala señal y algo de lo que preocuparse.

Desde el principio hemos visto sobre el parqué del Palau una versión sin alma del Real Madrid. El conjunto dirigido por Bartzokas, quizá motivado por demostrar que podía competir pese a la infinidad de bajas que sufren, empezó como un ciclón el partido. Dicha fe blaugrana, sumada a un desacierto y a una ausencia de defensa inusual por parte del conjunto madridista, provocaba que el Barça acabara los primeros diez minutos de encuentro con un justo 20-15 y que pudo ser peor si no hubiera sido por un triple agónico de Nocioni para acabar el cuarto.

No estaba funcionando Llull. No estaba funcionando Rudy. No estaban funcionando tampoco ni Ayón ni Randolph. El problema es que tampoco lo hacía la segunda unidad merengue. El Barça con cada minuto que pasaba se encontraba más cómodo, hallando mejores posiciones de tiro ante un equipo que parecía desconocer el significado de defender. Los blaugranas, a base de anotar fácil una y otra vez en la zona y de percutir desde el perímetro con multitud de triples liberados, rompían el partido a su favor y se iban al descanso con 49-33.

Tras el paso por vestuarios la vida seguiría igual. Un Barça Lassa dominando el encuentro a su antojo ante un equipo, el eterno rival, que ni competía ni parecía querer hacerlo. Tampoco se entendía la gestión de Laso desde el banquillo, insistiendo en unos jugadores que no estaban ofreciendo nada positivo al equipo. Tomic, Rice, Oleson, Perperoglou, daba igual quien fuera, anotaban sin piedad ni oposición. Pese a todo el Real Madrid cerraba el cuarto con menor diferencia de la que se llegó al descanso, más quizá por la relajación rival ante un partido completamente controlado que por méritos blancos (67-53).

Con Llull, Rudy y Felipe en el banquillo, quizá por creer Laso que el partido estaba perdido ya, el Real Madrid realizó sus mejores minutos del partido, llegando a creer por momentos en la remontada. Con un quinteto formado por Draper, Carroll, Maciulis, Hunter y Ayón el Real Madrid lograba remar y situar la desventaja en menos de diez minutos (76-68 a 4 minutos para el final del choque), pero un triple abierto fallado por Carroll, unos tiros libres errados por parte de Ayón y un triple de Koponen sentenciaban la justa derrota merengue (85-75).

El Real Madrid abandona de esta forma el liderato y se sitúa en la segunda posición de la Liga Endesa, sólo por detrás de Iberostar Tenerife y empatado a victorias y derrotas precisamente con el Barça Lassa. Próximo asalto: CSKA el viernes, donde esperamos que el Real Madrid mostre una mejor versión que la ofrecida hoy en Barcelona. No debería ser complicado.

Victor Vera Santos

Redactor 24segundosenblanco.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies