El Barcelona se lleva una final loca (93-94)

El Barcelona se ha llevado una final trepidante y como es habitual, no exenta de polemica. En un último minuto loco de la prorroga a la que se llegó con un tiro sobre la bocina de Llull, Carroll ponía en ventaja a los merengues tras una acción anterior donde hubo falta previa de Randolph, que no señalaron los colegiados  del encuentro. Aplicaron la ley de la compensación en la última acción del partido al conceder una canasta completamente inexistente de Tomic…que daba el título a los de Pesic.

El primer cuarto fue de más a menos; tras un inicio fulgurante por parte de ambos equipos, el electrónico marcaba un 7-7 que hacía presagiar que sería un cuarto muy anotador. Facu Campazzo ponía puntos y magia por parte de los de Laso, mientras que el Barcelona lograba ver aportación en todos sus hombres.

Le costó a los merengues seguir este ritmo, ya que la defensa blaugrana les hacía estar muy espesos: los de Pesic lograron a llegar a doblar en el marcador (7-14), pero apareció Randolph para volver a nivelar la final. Entre él y Facu anotaron 10 de los 16 puntos de los madrileños en este acto.

La mayor claridad de los catalanes les llevó a tener una ligera ventaja al finalizar los primeros 10 minutos de la final (16-20).

El segundo cuarto empezó con sendos triples de cada equipo. La presencia de Tavares intimidó mucho a los cules que veían muy pequeño el aro por la presencia del gigante merengue. Y en estas apareció Llull, que con dos triples lograba agitar a su afición. Al igual que sucediera en la semifinales, el cuadro de Laso abusó del triple sin mucho acierto (5/18). Cuando se fue Tavares por dos faltas, el Barcelona volvió a anotar con facilidad. Fue Ayón quien con puntos y rebotes lograba nivelar la contienda antes del descanso (35-35).

Mejoró el acierto exterior el Madrid en el tercer acto de la mano de un Randolph en plan asesino silencioso en esta Copa y un Causeur que entró en la final tras no haber anotado en la primera parte. La gran defensa merengue lograba neutralizar a los catalanes que no podían con un Ayón más titán que nunca.

No sólo fueron importantes en la anotación Causeur y Randolph, sino que también aportaron una intensidad defensiva y un lenguaje no verbal no habitual en ellos, más frios por naturaleza. Rudy, Ayón y Facu lograron maniatar todos los ataques de los de Pesic. Los de Laso dominaron en intensidad, rebotes, acierto y llegaron a alcanzar los 17 de ventaja (58-41). Finalmente, la ventaja se quedó en 14 (60-46). Tan sólo pudieron anotar 11 puntos los blaugranas en este periodo.

Mal comenzó el último periodo para el Madrid, que veía que como su rival encadenaba tres triples seguidos, además de perder a Rudy por lesión y tener que mandar a Llul a vestuarios por una brecha tras un golpe con Pangos. Laso se vio obligado a pedir tiempo muerto para tratar de parar a un Barça que se metía de lleno en la final.

No mejoró el Madrid tras el tiempo muerto, que además vio como el Barcelona lograba darle la vuelta al partido de la mano de un Heurtel estelar. El Madrid, ya con Llull en pista, se agarraba a Causeur, que era el único que lograba ver aro. Heurtel seguía imparable y el Barcelona destrozaba al Madrid desde el 6,75, ya que los de Pesic tenían todo el acierto que les había faltado durante el partido.

La garra de Campazzo mantenía al Madrid en el partido, aunque las sensaciones no eran nada buenas para los de Laso que tenían desconectados a todos sus jugadores en el momento decisivo.

Llegaron los de Pesic tres arriba y Facu forzó tres tiros. Tras anotar los dos primeros, falló el tercero. El rebote fue para Claver que iba a la línea de personal: tan sólo anotó uno: El Madrid tenía la posesión a falta de 4 segundos para el final e iba dos abajo. Tras una magnifica acción, Llull forzó la prorroga. 5 minutos para que los corazones siguieran sufriendo.

Los tiros libres tuvieron mucho protagonismo en la prorroga, ya que con ambos equipos en bonus, cualquier falta llevaba a la línea de personal. De nuevo, se llegaba al final con el Madrid contra las cuerdas. Esta vez la empresa era casi imposible: ya que los de Laso iban 5 abajo y aquí llegó la locura: un triple de Randolph y un 2+1 de Carroll daban la vuelta al partido. Previamente a ese 2+1 hubo una falta  clara de Randolph que no fue señalada.

El Madrid se ponía por delante a falta de 4 segundos, pero una acción de Tomic, en el día de su cumpleaños, no exenta de polemica, pues se concedió sin alguna razón aparente, daba el título a los de Pesic. Llull a la desesperada, casi anota, pero el balón no quiso entrar.

De esta manera, el Barcelona revalida título y deja al Madrid tocado en una edición en la que quería conquistar el trofeo en su casa.

Ficha Técnica:

Real Madrid 93 (16+19+25+17+15): Campazzo (19), Causeur (14), Deck (2), Randolph (16) y Ayón (12. También jugaron Llull (13), Rudy (5), Carroll (5), Tayor (3), Reyes (2) y Tavares (2).

Barcelona 94 (20+15+11+31+16): Pangos (10), Ribas (2), Claver (15), Singleton (4) y Tomic (14). También jugaron Heurtel (22), Kuric (12), Hanga (2), Oriola (7) y Seraphin (6)

 

 

Luis Alberto Reyes

Redactor 24segundosenblanco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies