(88-78) El Madrid cae en Gran Canaria con muchas rotaciones

Última jornada de fase regular de la Liga Endesa y, al mismo tiempo, resaca de la victoria europea para el Real Madrid, flamante campeón de la Euroliga. Consciente de la dureza del pasado fin de semana y del cansancio acumulado, Laso dejó en Madrid hasta a 6 de sus hombres habituales (Taylor, Thompkins, Doncic, Llull, Ayón y Campazzo) para dar minutos y minutos a la segunda unidad y a dos canteranos, Pantzar y Nakic. Y, como se podía prever, la jugada salió cruz.

El primero de los canteranos, Pantzar, aprovechó bien sus minutos y dejó muy buenas sensaciones, sobre todo en un atrevido segundo cuarto en el que anotó 4 puntos, recogió 1 rebote y repartió una asistencia. De hecho, su juego rápido y atrevido fue uno de los grandes culpables de que el Madrid se fuese ganando al descanso (41-47) tras un primer cuarto por debajo en el marcador.

Y es que los primeros 10 minutos ya dejaron claro que no iba a ser el partido de la vida del Real Madrid, ni tampoco de Herbalife Gran Canaria. Aunque los insulares sí se jugaban el quinto puesto de los playoff, se dejaron llevar por el juego rápido y vistoso del Madrid (los de Laso anotaron 18 puntos antes del minuto 5 de partido) hasta que los blancos se estancaron. Ahí, con un 14-0 de parcial, remontaron un adverso 13-18 para convertirlo en un 27-18 que, solamente gracias a la entrada brillante de Rudy en los instantes finales, terminó convirtiéndose en un 27-25 al final del primer acto.

El segundo cuarto, en ese en el que Pantzar brilló para agrado madridista, Carroll sacó a relucir su fusil, siempre a punto. El americano, con sus penetraciones ya registradas que terminan en bombita, junto con 2 triples, se fue a vestuarios con 14 puntos y máximo anotador del encuentro, por delante de un Marcus Eriksson que a pesar de anotar 10 puntos, se fue sin encestar uno de sus habituales triples. Radoncic, por cierto, tampoco estuvo nada mal: 7 puntos (terminó el encuentro con 14) y 2 rebotes.

La apatía de la segunda mitad

Con el paso de los minutos, el Madrid bajó la intensidad y Herbalife aprovechó la tendida de mano para certificar su quinto puesto en la clasificación. Todos los triples que no le entraron en los primeros dos cuartos acabaron dentro en los instantes finales, focalizados en dos nombres: Pablo Aguilar (16 puntos) y Marcus Eriksson (18). Entre ambos apuntillaron a la joven rotación que Laso propuso cuando supuestamente se jugaba el encuentro.

Pantzar, Yusta, Radoncic, Tavares y Kakic, este último con debut y canasta incluidos, pecaron la novatada y la victoria se quedó en Gran Canaria. Con solo 31 puntos en la segunda mitad, los blancos cedieron su imbatibilidad muchas jornadas después, aunque esta derrota no supone, en absoluto, un contratiempo. Los de Laso de enfrentarán a Iberostar Tenerife en los cuartos de final de los playoff de la Liga Endesa. El primer partido, domingo a las 12:30 en el Palacio.

 

Imagen: ACB Photo/M. Henríquez

María Veiga

Periodista gallega que disfruta del baloncesto en Madrid... y donde sea.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies