El Real Madrid remonta desde la defensa y coloca el 2-0 antes de viajar a Valencia (79-66)

La historia de los segundos partidos (y la lógica) hacía preveer que el segundo encuentro sería mucho más competido que el primero y así fue. Se notó desde el inicio, con un Valencia Basket agresivo en ambos lados y apretando desde salida. Pero la aparición de Sergio Llull cuando mejor estaban los visitantes cambió el signo del partido y terminó siendo decisivo para el resto del encuentro. El base revolucionó al Palacio y junto a grandes minutos en defensa fue clave en un Real Madrid que pone el 2-0 antes de viajar a Valencia.

El arranque del choque poco tuvo que ver con respecto a lo visto el jueves. Los de Ponsarnau mostraron una imagen muy diferente y con Vives y San Emeterio muy metidos tomaron una pronta ventaja. Pero el Real Madrid reaccionó logrando un 12-8, momento en el que se apagaron las luces en ataque y defensa y los taronja se desataron. Un parcial de 2-14 hasta la conclusión del cuarto les dio ocho puntos de ventaja (14-22) con Labeyrie imponiéndose atrás y Tobey y Dubljevic abriendo la pista y obligando a Tavares a salir de la zona.

Pero cuando mejor estaban los naranjas salió a pista Sergio Llull. En estos diez minutos el 23 anotó 13 puntos y voló sobre la pista, dando aire a su equipo cuando más falta hacía y levantando a un Palacio algo frío hasta el momento. La hiperactividad del base, junto a buenos minutos de Ayón y Thompkins en defensa, revolucionaron el partido y poco a poco los blancos fueron recortando la diferencia. Un triple de Llull empataba a 34, uno más daba la primera ventaja a los locales después de muchos minutos y otro acierto más del menorquín sobre la bocina del segundo cuarto colocaba la máxima de la noche para los de Laso justo antes de irse a vestuarios (42-36).

En la reanudación el Madrid salió igual de enchufado. Con una defensa espectacular apagó las ideas del Valencia Basket y rompió el partido, dejando a los taronja en solo dos puntos en más de cinco minutos de cuarto. Taylor, Tavares, Randolph, Campazzo… todos aportaban y con el 55-38 se lograba la máxima ventaja. En ese momento un enganchón entre Randolph y San Emeterio enfrió a los blancos. Poco a poco el Valencia fue recortando diferencias y se llegó a poner a diez puntos (57-47), momento en el que Laso paró el partido, reajustó y el Madrid se volvió a enchufar. Un triple/mandarina de Campazzo sobre la bocina cerró el tercer cuarto con un 68-52 que dejaba todo sentenciado.

El último parcial fue un querer y no poder del Valencia ante un Real que supo manejar con mucha comodidad la renta, permitiéndose además rotar a sus jugadores. El 79-66 final permite a los de Laso poner el 2-0 en la semifinal antes de viajar a la Fonteta, donde el lunes se disputará el tercer encuentro de la serie.

Pablo Herrero – @pablohm29

Pablo Herrero

Redactor 24segundosenblanco

Deja una respuesta