#Crónica | Dos partidos, una victoria: Real Madrid 91-73 Herbalife Gran Canaria

Nos las prometíamos muy felices con un inicio arrollador del partido por parte de los chicos de Laso. Pero esta fase final excepcional esconde trampas en cada rincón de la Fonteta. Tras un parcial histórico, Herbalife Gran Canaria ha ido recortando distancias para demostrar que no hay rival pequeño en la lucha por la Liga Endesa.

Estaba preocupado el entrenador blanco por el acierto madridista, tras tres meses sin competir. Contaba para ello con su vieja guardia, descartando en el primer enfrentamiento a los canteranos Garuba, Nakic y Núñez y a Jordan Mickey como extracomunitario. Pero respondía la plantilla con un verdadero recital de acierto y ritmo. Personalizado a la perfección por un Nico Laprovittola que recordaba a su temporada en el Joventut y que parecía con ganas de reivindicarse de cara a la temporada que viene, en la que habrá sobrepoblación de bases.

Un Madrid con cierto aire vintage. Para muestra, una jugada que ponía el 25-11 en el marcador y obligaba a Fotis Katsikaris a parar el partido: tapón de Felipe Reyes, Rudy lanzando el contraataque que culmina Carroll con una bandeja. El primer cuarto finalizaba con un brillante 37-16 en el marcador que prometía mucho…

Pero no se cumplían los optimistas pronósticos. Siguiendo el ritmo de Matt Costello (She may be the reason I survive, como canta su “tocayo” Elvis) en su mejor partido en la liga, Herbalife Gran Canaria “enchufaba” 32 puntos en el segundo parcial, llegando al ecuador con 58-48, todo por decidir y una oda al ataque.

Pero tras el paso por los vestuarios de la Fuente de San Luis, todo iba a cambiar. Nuevo partido, con los aros cerrados, muchos fallos, presencia arbitral y defensa. Pasaba factura la inactividad… En algún momento tenía que notarse. Sentaba Katsikaris a Costello, y era Bourousis el que tomaba protagonismo ante un Tavares al que le ha costado volver: falto de ritmo y sufriendo ante pívots que le sacan de su hábitat natural.

Cuando peor lo estaba pasando el equipo, con el HGC a 5 puntos, daba un paso al frente la guardia pretoriana del Madrid: Llull, Rudy y Carroll abrían un mini-break de 4 puntos con el que se llegaba al final del tercer cuarto con poco por decidir: 69-62.

Maquillaba sus números Tavares, con 5 tapones para acabar el partido. Llull demostraba que la Fonteta es una de sus canchas preferidas con 19 puntos, números que calcaba un Carroll que sigue demostrando día a día sus condiciones como excelso francotirador. Pero en el fango salían a relucir los intangibles de Rudy. Subiendo balón, marcando jugadas, cogiendo rebotes: apareciendo cuando más complicadas estaban las cosas.

Primer obstáculo superado. Próximo partido, el sábado contra San Pablo Burgos.

Real Madrid 91: T. Thompkins (4), S. Llull (19), J. Carroll (19), R. Fernández (7), F. Reyes, W. Tavares (7), G. Deck (4), J. Taylor (5), A. Randolph (11), F. Campazzo (4), N. Laprovittola (11), F. Causeur.

Herbalife Gran Canaria 74: J. Shurna (10), O. Cook (3), J. Beirán (6), I. Bourousis (6), S. Okoye (2), M. Costello (23), O. Paulí (2), D. Harper (5), M. Lecomte (5), X. Rabaseda (2), B. Burjanadze (6), K. Diop.

Parciales: 37-16, 21-32, 11-14, 22-11.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies