#Crónica | El Real Madrid pelea con lo que tiene pero cae en la final de Copa (73-88)

Si la misión ya parecía difícil un nuevo inconveniente se conoció en la previa de la final y es que Rudy Fernández ni se vistió de corto debido a unas molestias en la espalda. Y pese a todo el inicio no fue malo, con Laso guardando a Tavares de salida y Abalde muy agresivo. Pero el Barça pronto ajustó y con ocho puntos seguidos del ’33’ y mucha intensidad en el rebote logró un 0-14 de parcial que les puso 7-18 bien entrado el primer cuarto. Físicamente eran superiores y el arbitraje lo permitía y tras los diez primeros minutos el marcador era una buena muestra de la superioridad azulgrana (11-20).

La salida de Alocén dio otro ritmo al ataque blanco y con cinco puntos casi seguidos y algo más de actividad defensiva el Madrid empezó a ver aro con más facilidad. Los culés, sin embargo, respondían al intercambio de canastas  y la diferencia no variaba a cinco minutos del descanso (23-33). La segunda de Tavares obligaba a Laso a sacar a Felipe y el Barcelona de nuevo dio un estirón en el partido con Higgins dando un clínic de penetraciones y consiguió que su ventaja creciese por encima de la decena hasta alcanzar los 20 antes de irse a vestuarios (31-52).

En la reanudación Higgins ponía la máxima de la tarde con un 2+1 antes de que Laso colocara a Garuba sobre Calathes para intentar frenar la creación del Barça. Llull con cinco puntos seguidos acercaba algo al Madrid y Jasikevicius pedía tiempo muerto para parar cualquier amago de reacción (36-55). La defensa presionante de Usman cortocircuitó un poco el ataque culé y los blancos se llegaron a poner a 15. Un triple de Carroll (estuvo negado cara al aro hoy) que no entró pudo poner a doce al Real pero Abrines y Higgins frenaron el intento de remontada y la diferencia se volvió a ir por encima de los veinte puntos (40-61, minuto 27).

Pese a tenerlo imposible el Madrid siguió y siguió peleando. Con Garuba, Alocén, Abalde y Tavares tirando del carro se colocaron a 14 (57-71) a siete minutos del final y un triple de Abalde ponía el marcador cerca de los diez de desventaja (62-73) Pero entonces apareció el mejor jugador azulgrana, Cory Higgins, que con un triple destrozó cualquier esperanza de remontada. El Real lo volvió a intentar pero en el intercambio de canastas el tiempo favorecía a los azulgrana que supieron gestionar sin muchos problemas los minutos finales. 

Día duro, del que Laso y sus jugadores a buen seguro aprenderán de cara a lo que queda esta temporada. Y se gane o se pierda, siempre estaremos orgullosos de nuestro equipo. Volveremos

Pablo Herrero

Redactor 24segundosenblanco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies