Un Real Madrid muy serio tira de oficio para llevarse el primer partido de la nueva Euroliga (83-65)

La primera canasta de la nueva Euroliga la consiguió uno de las grandes leyendas de esta competición: Vassilis Spanoulis. El genio de Larisa enchufó un triple de los suyos, de los de toda la vida. A partir de ahí, constantes alternancias en el marcador, con Milutinov haciendo daño en la pintura, en especial a Trey Thompkins, que pronto se cargó con 2 faltas personales. Aunque el primer cuarto tuvo un nombre propio: Sergio Llull. El base del Real Madrid salió enchufadísimo, anotando los 3 triples que intentó y logrando 15 puntos en los 10 minutos que estuvo en pista (24-17).

Su salida de la pista coincidió con unos minutos de mayores problemas en ataque. Luka y Draper generaban ventajas pero el balón no terminaba de entrar. Carroll se fabricaba canastas él solo pero en el otro aro Olympiacos, de la mano de Spanoulis y Hackett, anotaba con más facilidad. En esas estábamos cuando Randolph nos dejó la jugada del partido. Recibió en la esquina y se fue directo al aro. Un salto y un mate espectacular que levantó al público de sus asientos. Pese a un 31-23 a mitad del segundo cuarto, un pequeño parcial de los griegos ajustó el marcador al descanso, al que se llegó con un 42-40 tras un canastón de Spanoulis.

El Madrid salió adormecido tras el parón. Varias canastas sin oposición de Olympiacos ajustaron aún más el encuentro, y los del Pireo se llegaron a poner dos arriba tras un triple de Mantzaris. Pero tras una sucesión de antideportivas (una por lado) y varias acciones positivas en ataque de Llull, Ayón y Trey, el Real cogió algo de aire. Posteriormente, una técnica a Agravanis por insistir en una falta a Doncic una vez pitada, le costó muy cara a los griegos. El Real Madrid no desaprovechó la ocasión y logró un +9 al final del tercer cuarto (62-53).

En el último periodo el Madrid mantuvo los 8-10 puntos de ventaja con cierta comodidad. Lo más destacado de estos diez minutos fueron las acciones de Doncic, muy activo en ambos lados de la pista y cometiendo muy pocos errores. Olympiacos quiso pero no pudo y con un triple del propio Doncic a falta de minuto y medio el partido quedó visto para sentencia. Aún hubo tiempo para una combinación entre Hunter y el base esloveno y para un triple de los suyos, de los de toooooda la vida, de Sergio Llull, que acabó con 22 puntos. (83-65)

Pablo Herrero – @pablohm29

Pablo Herrero

Redactor 24segundosenblanco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies