#CopaACB | Gentile & Brizuela, la sociedad de Movistar Estudiantes contra el Real Madrid.

Muchas son las ocasiones en las que hemos podido leer, ver y escuchar las historias de nuestros dos protagonistas. Y es que por unas cosas o por otras, Alessandro Gentile (Maddaloni, Italia, 1992) y Darío Brizuela (San Sebastián, 1994) han estado en la boca de todos desde edad muy temprana.

Jóvenes con talento, vistosos, anotadores y líderes de las categorías inferiores de sus dos selecciones, Italia y España. Este año se han juntado ambos en el barrio de Salamanca para intentar a última hora clasificar a Movistar Estudiantes para esta Copa del Rey madrileña y no nos olvidemos, para conseguir sacar al equipo del Ramiro de Maeztu de la parte de abajo de la clasificación.

Yusta encara en el partido de Liga a Brizuela y Gentile (ACB)

Porque Ale Gentile llegó a finales de Octubre en un movimiento que encandiló a gran parte de los medios pero que en el fondo dejaba una pregunta clara: ¿tapará a Brizuela? ¿es justo lo que necesitan?

A esta última pregunta la respuesta debe ser clara: lo necesitan. Estudiantes no sólo era un equipo sin ese talento vital para competir en ACB, sino que además necesitaban ése carácter de jugador especial que pide el balón y asume el liderazgo.

Es curioso que sea Gentile el jugador elegido para este cometido. No podemos negar que vivimos en decepción constante desde que el hijo del mítico Ferdinando Gentile jugase aquél europeo de 2011 en Bilbao en el que Nikola Mirotic le arrebató el título en la final. Sin explotar jamás en un Olimpia Milán que le puso el proyecto Euroleague a sus pies o bueno, quizá explotando demasiado. Porque al final nunca hay término medio con él. Comienzos de temporada algo fuera de forma, alguna palabra con algún entrenador y aquél jugador que todos veíamos como luz en esta generación italiana, se transformó en oscuridad que terminó perdiéndose en Israel.

Gentile contra el Joventut (ACB)

 

Una caída que le ha permitido a Estudiantes optar por él, donde dice que es feliz, donde admite que le encanta Madrid porque adora <<las ciudades grandes>> y donde valora con una amplia sonrisa <<los restaurantes gallegos, la carne, el pescado, la tortilla y el jamón… me encanta el jamón, pero claro, de vez en cuando, no puedo siempre>>. Es humano.

El italiano en tres meses ha conseguido liderar con regularidad el ataque del Estudiantes con 14,4 puntos por partido (6º en la ACB) y un 47% de acierto en tiros de dos (1º en ACB). Con la comodidad de ser un referente como quizá nunca lo ha sido, querido, importante y mimado por todos.

Caricias que antes recibía como hijo único Darío Brizuela. La Mamba vasca tampoco nos pilla de sorpresa y es que el reciente premio a <<Jugador Revelación>> para Gigantes del Basket lleva estando en la Liga desde 2014. En él le hemos visto ser el héroe de equipos que terminaron (no)descendiendo y en los que sus minutos se hinchaban… o se disipaban entre fintas.

 

Brizuela siempre llamará la atención a fans y haters (ACB)

Pero Darío (15,5 puntos por partido, 2º en ACB), fuera de todos los focos y el interés que hay en ellos, es fácil de valorar. Jugador de confianza plena en sus posibilidades. De coger el balón y sólo ver el aro. A veces chupón, a veces valiente en un equipo extremadamente miedoso.

Un equipo que entra en pánico ante iguales. Pero éste partido será diferente y ahí surge Brizuela, en encuentros grandes. Porque tiene el carácter de un ejército de enanos que luchan contra gigantes: como admitía ésta misma semana en el programa de La Resistencia de David Broncano <<yo estoy un poco loco, veo a un tío grande y voy a por él>>.

Quizá por eso desespera, también por sus rachas de 1/7 en triples en los que no duda en seguir tirando o en sus continuos gestos, quejas o gritos. Un carácter que le hace distinto y que sin él teniendo ese punto de inconsciencia jamás hará de Estudiantes un equipo diferente.

Pero diferente de los de verdad: de ganar y huir del descenso. De los que destierran esa cara lánguida del que asume la derrota porque delante están los valores y limitarse a disfrutar una victoria contra el gran rival. Valores que de seguirlos de verdad te tendrían en LEB. Y Brizuela va hacia los grandes sin mirar como de llena tienen la cartera.

Todo eso ha creado fieles y odiadores de Darío. Siempre. En Movistar Estudiantes tiene un buen foco para seguir alimentando a los mismos. Exactamente igual que Gentile. Y además contra el Real Madrid, el escenario perfecto en el momento idóneo.

Y probablemente sin Llull.

Por Serrano dicen que Estudiantes es inferior porque claro, el presupuesto. Pero saben que ahí hay un agujero que pueden aprovechar con estos dos jugadores fichados para rendir en partidos como estos. 

(foto de portada, E.Candel -ACB-)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies