(89-79) El Madrid da un puñetazo sobre la mesa y se lleva la Supercopa

En las semifinales vimos a Madrid y Barça muy relajados, con claridad en el tiro y sin excesiva exigencia defensiva. La final, obviamente, fue otra cosa y se percibió prácticamente desde el salto inicial. Mirotic golpeó primero con un triple que acalló los numerosos silbidos hacia su persona, una constante desde que puso un pie en la capital. El Madrid, por su parte, no encontraba ese acierto desde 6,75 que le acompañó durante todo el partido contra Fuenlabrada. Hoy el balón quemada.

No fue hasta el minuto 4 cuando Campazzo abrió por fin la lata, empezando un parcial que se extendería hasta el 8-0, situando en el marcador un bajo 8-6 pasado el minuto 5. Poco a poco el Madrid se fue encontrado y gracias a tres tiros libres de Campazzo y otro adicional debido a una técnica a Pesic, los de Laso consiguieron despegarse ligeramente en el marcador (18-12). El Barça reaccionó rápidamente con dos triples de Delaney, dejando el encuentro en un punto al final del primer cuarto (20-21).

Laso movió ficha, dando entrada a Rudy, Mickey y Llull al partido, y los triples llegaron. Primero fue el nuevo pívot blanco y luego Rudy, propiciando un 8-0 de salida que volvía a abrir brecha (29-10, min. 13). Mirotic volvió a la pista y, al igual que en el primer cuarto, el primer balón que tocó supuso un triple para los suyos. El Madrid no se achicó y, con un espléndido Mickey y un triple de esos que tanto le gustan a Llull, parándose en seco al contraataque, puso la máxima diferencia del partido y el delirio en la grada (36-25).

La superioridad blanca continuó su curso, sumándose a la fiesta Larpovittola con un triples y tres tiros libres. El Barça pedía un paso por vestuarios como el comer (48-33, min. 20).

Davies puso el partido en un puño

En la reanudación emergió la figura de Davies (12 puntos en el cuarto). El pívot culé evidenció que no era noche para blandos, ganando cada acción a Tavares en la pintura. Suyos fueron 9 de los primeros 12 puntos azulgranas del tercer cuarto, siendo el gran artífice del 6-12 de parcial que apretaba de nuevo el partido (54-45, min. 25). Laso detuvo el partido y Rudy entró a pista. También lo hizo Mirotic, quien anotó 6 puntos seguidos. Campazzo respondió con un triple y Hanga con otro sobre la bocina, dejando el encuentro en 6 puntos con 10 minutos más por jugarse (69-66). Campanas de guerra en el Palacio.

Y claro. A la guerra se va con los argentinos siempre de tu lado. Y con Llull y Rudy. Laprovittola asestó la primera con un triple y Deck puso su parte en la defensa imperial sobre Mirotic. El Barça daba la réplica desde el tiro libre y Llull al contraataque. Un toma y daca tremendo que dejaba el partido en 6 puntos a 04:40 minutos para el final.

Tras un intercambio largo en el que los balazos venían fundamentalmente de los tiros libres, apareció Campazzo para hacer estallar el Palacio con un triplazo que ponía al Madrid 8 puntos arriba a tan solo 01:15 para el final (87-79).

Sería, junto a dos tiros libres de Mickey la canasta definitiva. El Real Madrid ya no dejaría escapar el partido y revalidaría el primer título de la temporada. 

Parciales: 21-20, 27-13, 24-30 y 20-16.

María Veiga

Periodista gallega que disfruta del baloncesto en Madrid... y donde sea.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies