El Real Madrid tira de carácter y orgullo competitivo en Estambul para ganar al Efes (65-71)

Si algo nos ha enseñado este grupo de jugadores a lo largo de los años es que a pesar de los problemas, baches e inconvenientes varios que surgen por el camino, algo que no se negocia desde que Pablo Laso llegó al banquillo blanco es que todos los partidos se pelean y se compiten. Y el encuentro de hoy es el enésimo ejemplo de ello. 

Laso sorprendió de salida incluyendo a Carlos Alocén en el quinteto inicial después de varias semanas en las que ni había jugado. Y el experimento no funcionó demasiado bien porque Larkin anotó cinco puntos seguidos y Laso se vio obligado a parar el choque tras un 9-3 de inicio de los turcos. El toque de atención le vino bien al equipo ya que empezó a apretar más en defensa y a mover mejor el balón en ataque. El resultado fueron un par de triples que volvieron a meter a los blancos en el choque aunque un desigual criterio en la señalización de contactos y un arreón local liderado por Micic dejó el marcador en 20-13 al final del primer cuarto. 

La tendencia se mantenía en el partido, con el Efes jugando más cómodo y con un arbitraje que penalizaba mucho cualquier bloqueo de los blancos. Micic seguía a lo suyo y únicamente la anarquía y el acierto de Laprovittola rompían la defensa turca. Ese amago de recortar diferencias llegó poco antes de un carrusel de tiros libres y de unos problemas de faltas de Tavares que obligaron a Laso a poner a Rudy de “4”. A pesar del buen papel del mallorquín en la defensa individual sobre Singleton, su falta de centímetros provocó que Dunston arrasara en el rebote ofensivo y que el Efes tuviera segundas y terceras opciones. Y a pesar de todo, la ventaja local al descanso únicamente era de seis puntos (37-31).

Los primeros minutos tras la reanudación fueron una constante de errores (muchos) e intercambio de canastas (pocas). Los de Ataman mantenían una mínima ventaja pero el Real, a pesar del evidente cansancio de Tavares, no perdía la cara al choque. 

Entre tanto despropósito apareció Sergio Llull, que puso algo de pausa y con tres asistencias y un triple en carrera marca de la casa dio la vuelta al partido. Un triple de Thompkins colocaba la máxima de la tarde para los nuestros (45-50) pero dos aciertos seguidos desde fuera de Beaubois ponían al Efes por delante otra vez. Singleton regaló una falta casi al final y los de Laso entraban con mínima ventaja a los últimos diez minutos (51-52).

Beaubois seguía enchufando y a pesar de que Trey respondía desde el perímetro, los turcos anotaban con más claridad tras una falta más que dudosa de Tavares que le obligó a pasar por el banquillo. Larkin reaparecía muchos minutos después y Laso se veía obligado a pararlo antes de que la desventaja creciera (59-55). Causeur anotaba de tres y a Laso le caía la técnica. Pese al esperpento arbitral el Madrid siguió a lo suyo y un triple de Rudy y una canasta del escolta francés nos daba mucho aire a tres minutos del final (59-63).

Dunston y Micic empataban pero otra maravilla de Causeur en penetración colocaba dos arriba al Real. Y entonces apareció Carroll. Llevaba cero puntos hasta ese momento pero en el último minuto y con el partido en un puño anotó dos triples seguidos (uno desde 8 metros) para certificar el triunfo de los suyos (65-73).

Con este triunfo, el Real Madrid cierra la primera vuelta de la Euroliga con un balance de 12-5 (empezamos 1-4) y dejando muestras de que hay mimbres para competir por todo. ¡Feliz fin de año a tod@s!

Foto portada: Euroleague.net

Pablo Herrero – @pablohm29

Pablo Herrero

Redactor 24segundosenblanco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies