#Crónica | El Madrid se da un festín en una oda al triple (111-99)

Duelo español en la jornada 12 de la Euroliga. El Real Madrid volvía a la máxima competición europea tras seis victorias consecutivas en dicha competición pero tras recibir un duro castigo en la Liga de manos del Zaragoza. Aún así, atrás quedaron las dudas de hace mes y medio en Euroliga, ahora el Madrid de Laso vuelve a ganar, vuelve a convencer. En frente tenían a un Valencia que no ha hecho más que remontar su situación en la tabla, los del Turia han ganado cuatro de los últimos seis partidos europeos y se encuentran a dos partidos de los puestos de Playoffs.

En el primer cuarto dio la sensación que ambos equipos se dejaron las ganas de defender en el vestuario. En apenas 7 minutos de juego anotaron 41 puntos entre ambos y el partido lo lideraba el Madrid por un punto de diferencia. Ambos equipos veían el aro como una piscina y eso enfadó a Laso que pidió el primer tiempo muerto del partido. 59 puntos entre ambos al final del primer parcial, los locales ganaban de uno (30-29). Puro baloncesto. Lo hacían todo bien… O casi todo, faltaba ponerse a defender.

Ponsarnau es un valiente

El Valencia quiso probar algo nuevo y arriesgado, competir con el Madrid de tú a tú. Un cara a cara ofensivo en toda regla, algo que puede parecer una locura pero que le mantuvo en todo momento cerca del marcador. Sin hacer grandes esfuerzos defensivos pero moviendo el balón fácilmente en ataque y encontrando los huecos en la prácticamente inexistente defensa madridista. Ponsarnau fue un valiente.

El Madrid estaba excelso en el triple, pero no compensaba ese acierto con la defensa y el Valencia respondía anotando rápido. Ambos conjuntos estaban brindando una oda al triple pero pecaban contra uno de los grandes mandamientos del baloncesto, “los partidos se ganan desde la defensa“. El partido nunca peligró para los blancos pero no se rompía en ningún momento, el Valencia le respiraba en la nuca. 53-49 para los locales al descanso, el objetivo de Ponsarnau estaba cumplido, faltaban otros 20 minutos.

Campazzo a los mandos

Enseguida cogió Campazzo los mandos del partido y empezó a repartir caramelitos a sus compañeros, el dúo Campazzo-Tavares fue letal en el tercer cuarto. El argentino terminó con 17 asistencias. Un día más en la oficina. Los de Laso querían sentenciar el partido lo antes posible. El Valencia siguió luchando y aferrándose al partido pero el acierto había bajado considerablemente, ya no entraba a canasta con tanta facilidad y los porcentajes no hacían más que bajar. 

Los partidos del Madrid sin el ‘momento Carroll‘ no son los mismos. El de Wyoming vio oportuno aparecer en el tercer cuarto y rematar el partido con dos triplazos y ocho puntos seguidos. Un jugador que te puede matar un partido en dos jugadas, con dos pinceladas, un auténtico desatascador, un tirador perfecto. Verle moverse como una gacela por la pista es un privilegio, da envidia ver como confía en su tiro, como se busca los espacios donde no los hay, no necesita muchos minutos, ni tener mucho el balón, solo que sus compañeros lo encuentren, el resto es tarea suya.

Novena victoria en Euroliga para los blancos y séptima consecutiva.

Crónica por @juanmamoreno177

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies