#Crónica | El Madrid gana en un nuevo recital de Campazzo (96-78)

Momento dulce para el Madrid que suaviza el palo gordo de las lesiones de Llull y Randolph. Ante Panathinaikos no los echó demasiado en falta porque hay un pequeño argentino que ha decidido arrasar allá por donde pisa y sujetar la espalda del equipo cuando más lo necesita. Además, tiende a apoyarse en una torre caboverdiana que está defendiendo el fortín maravillosamente. 

Porque sí, la dupla Tavares – Campazzo continúa funcionando a la perfección. Entre ambos se repartieron más de la mitad de los puntos del Real Madrid (6 y 9 respectivamente) en el primer cuarto y casi la totalidad de los rebotes y las asistencias. Y no fueron pocos. El marcador se quedó en 27-16, pero la renta pudo ser más alta de haberse aprovechado algún tiro que los de Laso Tuvieron en posición ventajosa.

En cambio, con el segundo cuarto ambos conjuntos tuvieron sus momentos. Primero el Madrid azotó desde el triple, con Rudy como protagonista. En el otro lado del parqué, Thomas se sintió liberado sin la presencia de Tavares y sirvió de sostén para un Panathinaikos que acabaría sucumbiendo al vendaval anotador blanco a mitad de cuarto (40-26). Los griegos, lejos de tirar la toalla, fueron poco a poco reduciendo distancias y solo un espléndido final de cuarto de Carroll, con cinco puntos consecutivos, 10 en total, posibilitó al Madrid irse con ventaja a la conclusión de los primeros 20 minutos de encuentro (48-41).

Titubeos, titubeos… pero todo igual

La reanudación trajo un partido falto de ritmo. El Madrid, a trompicones, vio en muchos momentos cómo la diferencia se situaba en torno a los 4 puntos, culpa sobre todo del gran porcentaje griego desde la línea de 6,75 (por encima del 50% siempre). Calathes, Fredette y Rice fueron una pesadilla triplera que tuvo su fin en los últimos dos minutos de cuarto. Porque, un poco de una manera inexplicable, el Madrid terminó yéndose al último cuarto con un punto más de ventaja de lo que se había ido al descanso (73-65).

Campazzo, masterclass

Si en el primer cuarto el dúo Campazzo – Tavares marcó claramente la diferencia, en el último el argentino se bastó prácticamente solo para amarrar el partido. Bien desde la dirección o bien desde el triple, lo ciento es que el ‘7’ blanco dio sobre el parqué una clase magistral cuando su equipo pedía a gritos un líder para romper el choque. Estuvo, además, bien secundado por Thompkins, letal al poste y autor de 7 decisivos puntos en los momentos calientes.

El partido terminó con una ventaja amplia tras un último cuarto madridista sensacional. Los blancos prosiguen con su buena racha y siguen afianzados en los puestos de cabeza de la Euroliga.

 

María Veiga

Periodista gallega que disfruta del baloncesto en Madrid... y donde sea.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies