Llega un clásico de septiembre; el Clásico de la Supercopa

En septiembre, se vuelve a la normalidad, los padres a la oficina a excepción de los que como gente inteligente pilla las vacaciones en este mes, los niños vuelven a los colegios, con los nervios del que no sabe lo que tiene delante y por supuesto, vuelve el basket, un basket que nos suele regalar el primer Clásico del año, un Clásico con menos importancia, pero que mas da un Madrid- Barça siempre tiene importancia.

El Barcelona, aparece en este encuentro tras una victoria fácil, ante Valencia Basket, un equipo taronja muy marcado por las bajas, donde apenas pudo competir. Este partido sirvió a los de la Ciudad Condal para disipar las dudas que se habían generado tras la derrota frente a Baxi Manresa en la Liga Catalana, tenemos que tener en cuenta que los azulgranas apenas han cambiado su roster y por lo tanto es un equipo mucho mas rodado, un equipo que aprieta en defensa los 40 minutos mientras que en ataque encuentran situaciones de juego sencillas. Los grandes cambios sufridos son la incorporación de nuestro «querido» Nicolás Laprovittolla, un jugador que con minutos y el balón en sus manos puede causar dolores de cabeza, Rokas Jokubaitis, el jugador lituano busca dar un paso más en el escaparate europeo y por eso fichó por el Barça siempre con los cantos de sirena de la NBA tras su figura y Nigel Hayes ,aqui hablamos de todo un campeón de la NCAA con Wisconsin un tres físico y con capacidad de meter tiros abiertos.

Por su parte, el Real Madrid llega a este encuentro tras un duro partido en semifinales ante el Lenovo Tenerife, como siempre un equipo blanco cuya palabra más repetida es baja, resuena en nuestra cabeza como el último mensaje que te manda tu ex novia para terminar la relación. Ayer se sumo una baja más la de Rudy Fernández , una baja que tiene mala pinta y a la que estamos esperando pruebas para saber cuanto tiempo estará de baja nuestro jugador. Un Madrid que cada vez tiene mas acento francés, donde ya no se desayuna tostadas con tomate, sino croissants . La llegada del añorado Thomas Heurtel y la de Yabuselle ,pretrenden dar un paso adelante y por lo visto en semifinales así será. Williams-Goss tiene que dar un paso adelante, acaba de llegar pero su peso en este equipo tiene que ser mayúsculo y un Adam Hanga que viene a sumar sus intangibles y a meter tiros como ayer cuando el balón mas quema. Pese a las bajas, este equipo nunca pierde ese colmillo competitivo que hace que los rivales le vean como un auténtico dolor de muelas, por lo tanto,este equipo siempre va a competir le pese a quien le pese

Deja una respuesta