EuroleagueOpinion

#Champ11ons | Resaca de campeonato

Es mayo, es época de títulos: el Madrid ha ganado la Undécima. La Euroliga 2022-23 se une al palmarés del mejor equipo del continente. Y desde esta columna nos da por rezar.

«Perdona nuestras real hair wig jordan shoes on sale best sex toys for couples custom jerseys custom football jerseys jordan 4 with nike air nike air jordan red best lace front wigs dallas cowboys jersey custom jerseys cheap wigs wig shop baseball jersey wigs stores custom jersey maker basketball ofensas,
así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden».

Si han venido aquí a buscar sesudos análisis sobre la Final Four de la Euroliga que acabó ayer 21 de mayo, se han equivocado de sitio. Porque en 24segundosenblanco somos más de onomatopeyas, idioteces, grandilocuencia y palabras malsonantes, entre las que cito una selección de mis compañeros:

AKAJDJFKFNTNRJEJWJEJRJGJG

VAMOOOOOOOOS

AAAAAA SEXOOO CAMPEEEEEPNES LA CONCHA DE LA LOTA

Enoromemebejrfjjddjd

Y somos también un atajo de incrédulos con pretensiones de saber del deporte más bonito del mundo. Hablar de contragafe es faltar a la realidad, porque esta temporada nadie veía nada claro.

Desde la confección de la plantilla, con grancheap yeezys mikrobølgeovn med grill og varmluft μπουφαν γυναικειο speed x cordura años 20 hombre disfraz nike technical cross body bag mallas para hombre nike tp link remote control balmain carbone fragrantica corsair ddr3 1600 mascarilla pelo sebastian jayden daniels lsu jersey köröm díszítő szalagok cheap jerseys brandon aiyuk jersey detske lyžiarske nohavice 134 140 kilpi predam des aciertos como los brates balcánicos (Musa en su debut en la Euroliga acabando en el mejor quinteto, Hezonja destapándose como el superclase que es en el final de temporada), pero con apuestas absolutamente fuera de contexto -o eso pensábamos- como la vuelta a casa de Sergio Rodríguez. Sí, el héroe, el Chacho, al que nos costaba en las crónicas nombrar con el apelativo cariñoso con el que le habíamos gritado y animado tanto desde la grada del WiZink. Su casa, aquella que abandonó, cosa siempre difícil de digerir y olvidar. El Chacho de siempre, destapando el tarro de las esencias cuando de verdad importa, en el momento en que se juegan los títulos y el balón quema. Apareciendo en Belgrado, con todo en contra. Dirigiendo la nave con mano firme. Repartiendo juego, anotando, haciendo lo que mejor sabe hacer. Disfrutando y haciendo disfrutar.

Por eso hemos venido aquí a pedir perdón, y a perdonar. «Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden«.  Llull se equivocó con aquella antideportiva en el segundo partido de la serie frente a Partizán, cuando la Final Four se veía lejana, cuando nadie daba un duro por esta temporada, por este equipo, y todo desembocó en una tangana que fue un momento tremendamente bochornoso. Nosotros nos equivocamos también, creyendo jubilado a un superhéroe que decidió vestirse de su ídolo, con el número 23 a la espalda, para anotar la canasta más importante de su carrera. Cuando el balón quemaba. Tras unas defensas invisibles que pusieron los pelos de punta hasta a los aficionados más fieles. Pero ahí estaba él, para ganar la Undécima en una temporada difícil. Volved a verla, sin cansarse:

Vamos con el entrenador. El grupo de WhatsApp de esta nada humilde página web podría rebautizarse también como «Club de fans de Pablo Laso«. Crédito al míster. Acierto total de Chus Mateo la jugada de pizarra, superior a la de Bartzokas, consiguiendo lo imposible. También la decisión de la zona clásica, esa 2-3 que aborrecemos desde el minibasket, inimaginable de ver en el baloncesto de alta competición con este éxito tan rotundo: 78-79, resultado inolvidable para una final histórica, ante un gran rival como fue el Olympiacos de El Pireo, en Kaunas.

Como lo importante no es tener principios, lo importante es tener finales, parafraseando a Love of Lesbian en la canción favorita del madridismo de la pelota naranja, con esto acabamos. Reafirmando lo ya comentado: si buscan sesudos análisis, los encontrarán a puñados. Sobre el MVP, el imparable Tavares, esa fuerza de la naturaleza capaz de todo en el parquet de Kaunas. Sobre la lesión de Deck, que parecía una tragedia y nada más lejos de la realidad. Sobre la irrupción de Williams-Goss. Sobre Rudy Fernández y su conocimiento del baloncesto, su intendencia, su calidad, sus infinitas capacidades. Sobre toda una plantilla que ha vuelto a rozar la excelencia. Sea cual sea el camino a seguir, la Historia ahí queda. Para todos. Merecido. Y cómo no te voy a querer, si fuiste campeón de Europa por Undécima vez. Hoy aquí, con resaca y de lunes, hemos venido a celebrar:

Deja una respuesta