El Madrid vence a Unicaja con solvencia y sigue invicto en Liga Endesa (82-71)

El Madrid continúa dando claros síntomas de mejora. El quinteto formado por Llull, Taylor, Deck, Randolph y Tavares le funcionó a Laso a las mil maravillas, permitiendo al equipo blanco obtener ya una buena renta al final del primer cuarto (21-13). Buena parte de culpa la tuvo Deck. El argentino dejó patente su versatilidad anotando desde todas las partes posibles de la pista para dejar en su casillero 10 puntos tras los primeros diez minutos. Tavares con 4 puntos, 4 rebotes y 2 puntos fue el otro gran destacado.

Precisamente sin la intimidación del caboverdiano en defensa, Unicaja se soltó la melena. Liderados en ataque por Suárez y Gerun, los andaluces fueron poco a poco reduciendo la distancia, aunque se terminaron topando con el acierto blanco desde 6,75. En un primer momento se pusieron a cuatro (32-28), pero dos triples de Carroll y uno de Rudy devolvieron la máxima venta al Real Madrid (38-28, min. 16). De nuevo, un buen parcial visitante apretó el choque (40-35), y ahí aparecerían Taylor desde el triple y Llull al contraataque para devolver el agua a su cauce (46-35, min. 19). Tras el tiempo muerto, Unicaja sería quien de bajar mínimamente la barrera de los 10 de desventaja (46-37).

Un tercer cuarto de parciales

El Madrid rompió el partido nada más comenzar el tercer cuarto. Un parcial de 7-0 aupó a los blancos 54-37, una ventaja que sería ya definitiva pese al mucho tiempo restante. Los de Luis Casemiro intentaron responder con otro parcial de 0-5 pero el efecto fue minimizado rápidamente por Mickey y Causeur, obligando al técnico visitante a pedir tiempo muerto (60-42, min. 26). La nueva envestida malaguista después del parón tuvo más éxito. Con Suárez y Toupane como anotadores, la distancia entre ambos conjuntos se redujo hasta los 11 puntos (62-51) con 10 minutos por disputarse.

Llull y Tavares dejaron la victoria en casa

Pese al empuje de Unicaja, Llull y Tavares dejaron patente su superioridad. El de Mahón tomó las riendas en anotación y el ’22’ blanco en el rebote, sobre todo ofensivo. Así, pese a los continuos intentos acercamientos de Unicaja, poco a poco fueron pasando los minutos y la distancia se mantuvo siempre estable para el Madrid, quien no dejó escapar la victoria. Adams dejó un mate de póster para poner la guinda a su extraordinario partido y los blancos sumaron una más a su casillero que sigue impoluto (8-0).

 

 

María Veiga

Periodista gallega que disfruta del baloncesto en Madrid... y donde sea.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies