#Crónica | No era el día; así que a seguir (85-67)

Pues después de 19 victorias consecutivas en Liga Endesa, en esta semifinal de play-offs ha llegado el tropiezo. Y de qué manera. Un repaso en toda regla de Valencia Basket a un Madrid mermado y descabezado.

Efectivamente, hoy no era el día. Sin equipaje, sin dirección, cantan los granadinos de Lori Meyers. Y es que los blancos se presentaban en Valencia con todas las ganas, pero con la plantilla en cuadro. Poca novedad en una temporada como la que estamos teniendo, esta 2020-21. Esta vez, los problemas se encuentran focalizados en el puesto de base. A las ausencias de Laprovittola y Llull por diversos problemas físicos se ha unido hoy un renqueante Carlos Alocén, los problemas lógicos de un júnior como Juan Núñez a pesar de su buena predisposición y un Causeur que no está para este tipo de menesteres.

Y así, señoras y señores, pues es muy difícil competir a un equipo bien armado y bien dirigido, que ante su público se ha venido arriba y ha dado a los espectadores de la Fonteta lo que querían: los restos hechos añicos de un equipo que fue capaz de zarandearlos hace apenas 48 horas.

Problemas desde el inicio

El bombardeo taronja empezaba con los primeros compases, con sendos triples de Dubljevic y Guillem Vives. El Madrid se mantenía en pie gracias al buen hacer de Carroll y Tavares, y mucho esfuerzo de un Rudy Fernández visiblemente tocado.

La brecha se abría definitivamente con el segundo cuarto, hasta llegar a sonrojantes diferencias en una segunda parte en la que un Laso histórico (buscaba emular las 595 de Lolo Sáinz, que aún tendrán que esperar) no encontraba soluciones en un banquillo que más parecía una enfermería. Se acumulaban las imprecisiones y los nervios, que se unían a los cada vez más inquietantes problemas físicos. El Valencia, por su parte, a lo suyo, comandado por un gigantesco Louis Labeyrie al que no era capaz de frenar ninguno de los pívots blancos. Carroll trataba de zafarse de sus grilletes, pero nadie encontraba el camino… Así, hasta que un postrero triple de Tobey, con el Madrid ya con los brazos bajados, dejaba el marcador en 85-67.

AVE de vuelta a Madrid. Hay que limpiar las mentes y cuidar el físico. El próximo asalto es el jueves, a las 22:00. No hay red de seguridad, todo o nada para la gran final. Toca levantarse, y sumar. Sabemos de lo que es capaz este equipo.

Valencia Basket 85 (24+20+20+21): K. Prepelic (11), J. Pradilla, L. Labeyrie (18), S. van Rossom (2), M. Tobey (13), N. Kalinic (6), B. Dubljevic (9), J. Vives (5), F. San Emeterio (4), D. Williams (6), M. Hermannsson (9), J. Sastre (2).

Real Madrid 67 (18+11+19+19): F. Causeur (3), J. Núñez, R. Fernández (3), A. Tyus (8), T. Vukcevic (5), C. Alocén (8), U. Garuba (8), V. Poirier (6), J. Carroll (13), W. Tavares (6), J. Taylor (7).

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies