#Opinión | Balance de una temporada complicada: lo positivo

A pesar de las malas noticias de un curso duro, valoramos de forma positiva al equipo blanco. Y dejamos cinco claves a las que agarrarse.

Acostumbrados a la excelencia, pasar un año en blanco es un trago difícil de pasar para la afición madridista. La Supercopa no tapa que sea el primer curso con Pablo Laso al frente sin alzar un gran trofeo… Se pueden poner muchas excusas en este 2020-21, pero ahí están los fríos datos. Así los hemos contado aquí.

Pero no vamos a quedarnos con eso. Por eso hoy concluimos el balance con lo más positivo de la temporada. Que lo ha habido. Para muestra, el quinteto de buenas noticias. El año que viene, que sean titulares en cada partido.

Lo +: hay brotes verdes

  1. El equipo. No se ha perdido un solo partido como visitante en toda la temporada regular de la ACB, lo que ha supuesto también el mejor balance histórico en la competición doméstica (34 victorias y 2 derrotas). Con ello, el porcentaje de triunfos ha alcanzado el 94,4%, máximo, con un inmaculado registro desde que se colocó líder en la segunda jornada.
    En la Euroliga, las cosas han sido mucho más complicadas. Pero se consiguió llevar al a la postre campeón, el Anadolu Efes, a un quinto partido en el que se le tuvo contra las cuerdas. Se remó a contracorriente para naufragar a la orilla del Bósforo
    En los play-offs concentrados de Liga Endesa, el equipo dio todo lo que fue capaz de dar hasta caer con honor frente al FC Barcelona en el Palau Blaugrana.
    Todo ello, a pesar de todos los problemas: físicos, de calendario, con el Covid-19 siempre acechando, con la NBA echando sus redes… Han salido victoriosos, han sacado fuerzas de flaqueza y han hecho del bloque la mejor virtud.
  2. Carlos Alocén. Nos podíamos haber quedado con muchos nombres. Como el eterno Llull, nuestra guía, el que se echa al equipo a la espalda siempre que es necesario. Con Rudy y sus intangibles, donde no llega el físico llega la inteligencia. Con la clase infinita de Trey Thompkins. Con la gran respuesta de los que llegan “a contrapié”, como el bregador Alex Tyus o las buenas sensaciones dejadas por un Poirier del que se espera todo para la próxima temporada. Con el faro que nos ha guiado toda la temporada, Tavares. O el tirador de época que es Jaycee Carroll, un mito que sigue dando recitales.
    Pero a la autora de estas líneas le apetece reconocer el trabajo silencioso, con claroscuros, pero con esperanza, del joven base que lleva el 12 a la espalda. Un chaval de 20 años que se encuentra a los mandos del mayor trasatlántico de Europa y al que no le tiembla el pulso. Ha perdido balones, ha fallado tiros, se le ha encogido el brazo en momentos determinados. ¿Y? Hay esperanza, hay molde, y hay mucho futuro. A sus 20 años y en su primera temporada a las órdenes de Pablo Laso, Alocén ha disputado 14 de sus 27 partidos como titular con un promedio de 5,4 puntos, 2,9 asistencias, 1,9 rebotes y 5,8 de valoración en 16 minutos de juego, lo que le ha llevado al Mejor Quinteto Joven de la temporada ACB.
  3. Usman Garuba. Y de un joven, a otro. El canterano se ha dejado la piel en una temporada en la que ha ido de menos a muchísimo más, brillando por momentos en los grandes instantes, cuando tocaba jugarse el todo por el todo. Todo apunta a que la NBA se lo llevará la próxima temporada, tras disputar (con todo merecimiento, si es así) los Juegos Olímpicos.
    Garuba se consagró definitivamente en los play-offs de Euroliga. Contra una batería de pívots formada por Sanli, Anderson, Dunston y Singleton, y con un Madrid sin Tavares por problemas físicos (la tónica de la temporada) llegó a alcanzar los 30 dígitos de valoración. Palabras mayores para el Mejor Joven de la Euroliga y de la Liga Endesa. Energía, potencia y talento: el cielo es el límite para el mayor de la saga.
  4. Pablo Laso. Pocos calificativos nos quedan para el míster. Diez temporadas en las que se ha convertido en el técnico madridista que más partidos ha dirigido de la historia (774) y el que más victorias ha conseguido (596). Designado mejor entrenador de la Liga Regular 2020/21 (quinta vez que lo consigue).
    Y el trabajo impagable de esta temporada, sobreponiéndose a todo. Extrayendo lo mejor del equipo contra viento y marea, luchando contra cualquier adversidad que se ha puesto por delante a base de conocimiento del juego, de lecciones de pizarra y de carácter. Inolvidable el planteamiento tras las inapelables derrotas en Estambul hasta conseguir ser capaces de llevar la eliminatoria de play-off de Euroliga hasta el límite… Y sus ajustes con una plantilla mermada sacando siempre algún as de la manga. Gracias, Pablo, y seguimos. Hay que borrar cuanto antes una temporada con muchos números pero menos títulos que nunca.
  5. Vuelta al Palacio. La luz al final del túnel. Durante las semifinales de la Liga Endesa, el equipo pudo sentir también el aliento de la afición… a través de la mascarilla, con distancia y restricciones de aforo. Pero empezamos a ver la normalidad de nuevo de cerca. Y eso es un motivo maravilloso para celebrar. ¿Hay algo más positivo que poder ver el basket en directo? Ya queda menos para dejarnos la garganta celebrando una imposible mandarina de Llull, otro triple mágico de Carroll o un tapón de Tavares.

Temporada 2021-22, te esperamos con ganas. Con buenas noticias. Y con muchos éxitos blancos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies