#Crónica | Fenerbahçe beko Estambul 67-93 Real Madrid Baloncesto: El resurgir de un gigante.

Era todo o nada, una final en la fase regular, un si pierdes haces las maletas. Pero en este tipo de partidos, en las finales, es donde más cómodo parece moverse siempre el equipo de Laso. Y no pintaba bien la cosa, porque Alocén se tuvo que quedar fuera de la convocatoria por molestias en su maltrecho dedo, y su lugar sería ocupado por el retornado Llull, que volvía ni se sabe cuánto tiempo después de su lesión. Sin embargo, los locales, no podían contar con Vesely, pero si disponían finalmente con De Colo y Guduric, que también llegaban con molestias a este partido.

Y el partido en el Ulker Sports de Estambul se decidió pronto, lo que tardó Laprovittola (si, leen bien, Laprovittola) en echarse el equipo a la espalda en ataque y el resto de sus compañeros a aplicarse en una defensa que asfixió a los de Kokoskov, en un primer cuarto en el que los blancos se irían ya con una ventaja de 12 puntos (11-23) gracias a los 8 puntos del argentino y a las aportaciones de Causeur y Tyus.

En el segundo cuarto llegaría el regreso de Sergi, para dar descanso a Nico, y el mallorquín recordó en este partido, lo que hizo en otro de sus regresos sonados, frente al Panathinaikos. Dos triples suyos sirvieron para cortar una leve reacción local, además de darle velocidad a su equipo, y ya sabemos que a este equipo le gustan las altas velocidades. Al descanso, los de Laso aumentarían en un punto su diferencia, siendo De Colo la única preocupación en el rival.

El principio del tercer cuarto fue el de mas aprietos para los blancos. La tercera falta tempranera de Tavares, mas las dudosas faltas pitadas por la siempre inefable Ann Panther, hicieron que los madrileños se fueran algo del partido y el Fener se acercó a 8 de diferencia, con 12 puntos de De Colo en este periodo.

Y en el último periodo el dueto argentino blanco, y Rudy Fernandez, acribillaron a los de Turquía desde el exterior. Los locales, muy nerviosos, entraron en un carrusel de perdidas de balón, y una antideportiva a Quinn, sumada a una técnica al entrenador, acabaron de cerrar el encuentro.

Con esta victoria, a los de Laso solo les queda esperar rival (cosas de la Euroliga y no poner horario unificado), que saldrá del dueto que conforman Milán y Efes. Y todo dependerá de otro partido, El Barca-Bayern. Si ganan los locales, los blancos serán 5 y el rival será Milán. Si ganan los visitantes, sextos y el rival será Efes.

Lo importante, es que de nuevo se ha superado la fase regular, y viendo todos los problemas que ha habido este año, eso ya es un triunfo. Ahora, a por más.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies